Por Gabriela Faz

Es común que las situaciones, procedimientos y adelantos científicos y tecnológicos con los que no se está familiarizado generen desconfianza. Precisamente por ello, resulta primordial que las preocupaciones emanadas de la incertidumbre no frenen u obstaculicen su desarrollo. Por ello, un grupo de investigadores expertos debaten sobre las implicaciones y alcances que puede tener la edición genómica en la sociedad.

Para explicar un poco sobre este interesante tema, un grupo de expertos convocados por el Dr. Hugo Barrera, profesor investigador en Medicina de Precisión del Grupo de Investigación con Enfoque Estratégico de Bioinformática para el Diagnóstico Clínico del Tec de Monterrey, reflexionan sobre las diferentes implicaciones y usos de la edición genómica hoy en día centrada en la herramienta de laboratorio referida como CRISPR (Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats) /Cas 9.

Ramiro Ramírez Solís, profesor y director de investigación en la Universidad de Texas en San Antonio; Xavier Soberón Mainero, Director del Instituto Nacional de Medicina Genómica; Luis Herrera Estrella, profesor del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) Irapuato y Víctor Valdés López, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicaron algunos hechos y beneficios de esta tecnología que podría transformar a la humanidad.

La pregunta inicial y casi obligada sería ¿es posible llegar a modificar el proceso de evolución a través de la tecnología CRISPR y llevarlo hasta el punto en que se puedan reeditar embriones que resulten en humanos de diseño? La respuesta, hasta el momento, es NO.

Así lo comentó el Dr. Soberón Mainero y recalcó que, aunque se calcula que la edición de genes mediante nucleasas del complejo CRISPR es 100 veces más eficiente que los tratamientos predecesores, definitivamente no es tan fácil lograr la creación de súper humanos o ‘humanos mutantes’ como surgidos de la ciencia ficción, como también los ratifica el Dr. Valdés López.

“La evolución funciona de otra manera, el proceso evolutivo, según Darwin, se va generando de acuerdo a bases establecidas como variabilidad, herencia, selección natural, especiación, extinción y ancestro común”, mencionó el Dr. Valdés. Para que un organismo evolucione tiene que presentar mutaciones a lo largo de miles o millones de años, y éstas tienen que estar vinculadas estrechamente con el entorno en el que se desenvuelve el organismo.

Implicaciones de la tecnología en la investigación biomédica

El doctor en genética humana molecular, Ramiro Ramírez, explica al CRISPR como una herramienta que en los últimos 5 o 6 años se ha explotado principalmente como un método para modificar al genoma.  En términos científicos “es un sistema que nos permite cortar el DNA en una secuencia específica y que tiene dos componentes: una proteína (nucleasa) que rompe el DNA y una pieza de RNA guía, es decir, que dirige a la proteína para que corte el DNA en una secuencia específica”, comentó.

El adelanto de esta tecnología, y que fue lo que marcó la diferencia en el desarrollo de CRISPR, es que lo único que se debe modificar es el RNA, lo que resulta mucho más fácil y menos costoso, ya que se pueden dirigir a muchos más sitios los cortes necesarios. Por eso este sistema es el utilizado para la edición genómica. “Así, cada que introducimos un corte en una secuencia de DNA podemos generar una mutación, ya que en este proceso la célula va a reconocer a ese corte como un daño y lo va a tratar de reparar, pero la reparación no va a ser perfecta, por lo que va a generarse una mutación en ese punto”, destacó.

Hoy en día, y gracias a la democratización de esta herramienta, se le han ido sumando nuevas ideas al concepto con el que originalmente nació esta técnica.

“El avance científico ha sido grandísimo gracias a esta tecnología, ya que reduce significativamente los procesos, tiempos de laboratorio e incluso el número de animales de experimentación que se deben utilizar para las fases de pruebas en el laboratorio, lo que conlleva grandes ventajas económicas y éticas, ya que se puede hacer el mismo trabajo con menos animales. Además, este sistema permite hacer experimentos que antes por limitaciones técnicas no era posible realizar”

“La propaganda negativa que se ha realizado hacia los transgénicos ha sido muy lamentable, pero la tendencia de la tecnología CRISPR es que se logre una democratización que permita a muchos laboratorios hacer sus propios estudios, lo que ayudará a que surjan nuevas aplicaciones que muy probablemente hoy en día todavía no imaginamos.

CRISPR en cuanto a la salud humana

El Dr. Xavier Soberón Mainero, doctor en Investigación Biomédica destaca que ante las nuevas tecnologías de edición genómica, se debe prestar especial atención a los siguientes aspectos:

  • Ante todo, se debe actuar con responsabilidad, seguridad y transparencia.
  • Emplear terapias génicas somáticas en los nuevos tratamientos es muy promisorio, siempre y cuando los procesos se regulen a conciencia.
  • La utilización de la edición del genoma en la línea germinal debe utilizarse únicamente en el caso de enfermedades graves y bajo estricta vigilancia.

“CRISPR resulta ser, como ya lo había comentado, 100 veces más eficiente que sus predecesores, lo que está revolucionando las ciencias biomédicas, agrícolas, en fin, todas las ciencias experimentales”.

También destacó que, gracias a ella se han desarrollado métodos disruptivos y revolucionarios para modificar células y aplicar la tecnología en casos como los de nuevos medicamentos y terapias útiles para el ser humano.

Uno de los más importantes avances que se pueden adjudicar a CRISPR es el renacimiento de la terapia génica somática, que es aquella en donde se modifica el genoma de células de personas que presentan alguna enfermedad, con la consigna de modificar los genes de tejidos vivos con un procedimiento in vivo, es decir, sin extraer la célula, sino enviando un agente modificador de genes al interior de la persona para curarla.

Otra aplicación muy interesante es la de los xenotrasplantes, que es el trasplante de tejidos u órganos de una especie a otra. En el cerdo, por ejemplo, se pueden modificar muchos de sus genes relacionados con los mecanismos de rechazo, de tal manera que el tejido sea plenamente compatible para el humano.

Hoy por hoy las implicaciones de esta tecnología en salud permiten realizar trasplantes a partir de órganos de animales modificados con CRISPR (riñón, corazón, etc.) como una realidad tangible.

“La investigación biomédica se ha potenciado de tal manera que ya se comienza a dar origen a tratamientos novedosos. Gracias a esta tecnología hoy hay muchas mentes trabajando en pro de la salud”, compartió.

¿Y qué hay de su aplicación en la Agricultura?

“CRISPR puede ayudar a reducir el hambre, uno de los principales problemas humanitarios de nuestra era”, sentenció el Dr. Luis Herrera Estrella, ingeniero bioquímico por el IPN y doctor por la Universidad Estatal de Gante en Bélgica.

Basándonos en la historia de la agricultura, la aplicación de esta tecnología representa la siguiente revolución tecnológica: la revolución genómica

“La ventaja que representa la edición genómica en cuestiones de agricultura es de gran avance. Una vez que se conocen los alelos (formas alternativas que puede tener un gen), que son los encargados de determinar las características de las plantas que se quieren modificar, se pueden editar directamente en el genoma de la planta, haciéndola altamente productiva y logrando resultados en menor tiempo”, compartió el Dr. Herrera.

Además, recalcó que con la edición genómica se pueden editar múltiples alelos con características diferentes, mejorando, por ejemplo, la resistencia a las enfermedades y la calidad del almidón en el grano al mismo tiempo.

“La esperanza como científico, es que las posturas políticas, filosóficas, morales y económicas que han influenciado negativamente y que han llevado a unas regulaciones extremadamente estrictas, sean replanteadas, ya que muchos de estos productos se han concebido en pro de la humanidad y no en su contra”

Al respecto de la información negativa que ha surgido en torno a la tecnología CRISPR, menciona que hasta ahora es imposible tener el dominio total sobre cualquier sistema vivo, así que cada vez que nos tomamos una aspirina realmente no sabemos con toda exactitud qué va a pasar, por lo que la constante es que con cualquier método habrá un elemento de incertidumbre.

Independientemente de la resistencia a la edición genómica, el ser humano no se puede abstraer del progreso, ya que éste es parte inherente suya. No seríamos humanos si no tuviéramos la capacidad de pensar y de crear, ahora bien, ¿esta característica es suficiente para considerar a los avances científicos como parte de la evolución del ser humano?

La respuesta es compleja y conlleva mucho tiempo de análisis y reflexión venidera. El debate deberá centrarse siempre en utilizar a la ciencia en pro del ser humano y no en su detrimento.

___________________

Observa el video de esta charla en: https://livestream.com/accounts/1718/cidtec/videos/169191323

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre