Por Raúl Montalvo
Artículo de Opinión

Cuando se observa no sólo el desarrollo tecnológico de los últimos años, sino también la forma en la que éste ha influido en el uso que la sociedad le da, no deja de asombrar la forma en cómo nos adaptamos como usuarios y cómo se deben adaptar los modelos de negocios.

Por poner un ejemplo, tan solo en un año la cantidad de horas vistas a través de Netflix creció casi cuatro veces, así como la cantidad de material compartido a través de Instagram, que observó un comportamiento similar. En el caso de Facebook, si bien creció el número de inicios de sesión, su crecimiento de un año a otro no es comparable a lo que sucedió en los otros dos casos. El crecimiento es algo importante de analizar, pero lo es aún más el análisis de las tendencias de uso que diferentes plataformas y aplicaciones van teniendo, que registran cada vez periodos más cortos de tiempo, lo cual puede tener diferentes explicaciones, como el tiempo de adopción, la maduración, la existencia de más opciones, las nuevas tecnologías, entre otras.

Esto sin duda ejerce presión en el enfoque estratégico de los diferentes modelos de negocios y por ende a sus líderes, no sólo en términos de los productos o servicios que ofrecen, sino también de la experiencia en torno a la compra, el uso o la entrega de los mismos, en un mundo donde de acuerdo con la plataforma Hootsuite hay más de 4 mil millones de usuarios de Internet y más de 5 mil millones de usuarios de dispositivos móviles.

El reto está en revolucionar toda una cultura en el negocio, con los consecuentes retos y oportunidades que esto implica a los tomadores de decisiones, desde la operación y la forma de interactuar con el cliente hasta la capacitación que se debe dar a la fuerza laboral. Sin embargo la transformación digital debe ser un proceso estratégico en el que se deben detectar áreas y procesos donde la misma genere valor y conlleve verdaderas eficiencias acompañadas de retornos a la empresa, evitando con ello frustraciones operativas, financieras, entre otras.

El reto está en revolucionar toda la cultura del negocio, desde la operación y la forma de interactuar con el cliente, hasta la capacitación de personal

De acuerdo con un estudio de Altimeter, los ejecutivos C-level que lideran y apoyan más la transformación digital dentro de las empresas son los CMOs en un 54%; CEOs en un 42%; CIO/CTOs en un 29%; CDOs en un 15%, seguidos de los CXOs en un 5%, lo cual en cierta forma coincide con un estudio de McKinsey donde se muestra que las empresas enfocan sus estrategias digitales mayormente en mercadotecnia y distribución, seguidas por enfoque en productos y servicios, procesos, ecosistemas y cadenas de suministro.

Hoy en día es difícil concebir un sector que no haya sido afectado desde adentro o hacia fuera por los cambios tecnológicos tanto en sus clientes, proveedores, empleados o en su operación o estrategia a través de sus administradores y líderes. El MIT realizó un estudio para determinar el grado de madurez digital en diferentes sectores en una escala del 1 al 10, siendo el primero el menos maduro y el segundo el más maduro, y encontró contrastes entre sectores de más alta madurez digital como el de tecnologías de información, telecomunicaciones o entretenimiento, a diferencia de sectores de menor madurez digital como los de manufactura, servicio público, construcción y bienes raíces.

De acuerdo con Deloitte, “entender la transformación digital es una cuestión de supervivencia”, lo cual implica la imperante necesidad no sólo de conocer el potencial que la transformación digital conlleva en diferentes modelos de negocios, sino la necesidad de generar una estrategia que permita una clara y pronta transición a un mundo en donde el entorno y los diferentes actores que lo componen está inmerso ya, en alguna medida, en un contexto digital.

——————————-

Raúl F. Montalvo Corzo es director de la EGADE Business School, Sede Guadalajara. Es Doctor en Economía por la Universidad de Essex, Inglaterra, y Maestro en Economía por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) de México. Entre sus áreas de investigación se encuentran la Microeconomía aplicada, la Organización Industrial, la Teoría de juegos y la Econometría. Desde el año 2008 es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Conacyt. Entre sus publicaciones se incluyen en coautoría, seis libros, seis artículos y dos capítulos de libro. rmontalvo@tec.mx

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre