Realizarán ‘check up’ a las ciudades

Investigadores del Tecnológico de Monterrey analizarán las aguas residuales para conocer los hábitos de la población e identificar problemas de salud pública, tal como sucede con un examen sanguíneo o de orina en los seres humanos.

Por Gabriela Faz

Actualmente no basta con querer hacer lo mejor para el planeta, para avanzar en el camino de la sostenibilidad, salud pública o control de adicciones se requiere de un gran esfuerzo, de un análisis bien estructurado y, sobre todo, de acciones orientadas a resolver problemas debidamente identificados.

Algunas de estas acciones ya han logrado identificar con precisión cuestiones como el abuso de drogas, o los índices de contaminación en las principales ciudades de Europa y de Estados Unidos.

Por ejemplo, a través del monitoreo de farmacéuticos y antibióticos presentes en el suelo y el agua de las grandes manchas urbanas se puede determinar la contaminación del medio ambiente, y con ello implementar acciones para lograr la sostenibilidad de las regiones.

“De la misma forma en que los arqueólogos estudian los ‘desperdicios’ de las poblaciones humanas pasadas para aprender sobre su cultura y las razones de su desaparición, ahora estamos proponiendo una herramienta que evalúe la salud y la sostenibilidad de las poblaciones humanas actuales para estudiar sus hábitos y costumbres en tiempo real”, comentó el Dr. Roberto Parra, investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias que lidera el proyecto “Facilitar la toma de decisiones basada en la evidencia en la sostenibilidad global” (Facilitating Evidence-based Decision-making in Global Sustainability).

El objetivo de este proyecto es apoyar la toma de decisiones para lograr un control eficiente y un cambio positivo y duradero, por ejemplo, sobre la advertencia del uso de drogas ilícitas (de diseño) y de antimicrobianos.

Para implementar este método en el país, empezando por la región de Monterrey, se firmó un acuerdo de colaboración entre el Tec y Agua y Drenaje de Monterrey, para analizar las aguas residuales de la ciudad e identificar los problemas de sostenibilidad y salud pública de la localidad.

“Lo más importante es que todas estas intervenciones estén adaptadas a las características culturales, geográficas y sociales de cada población”, destacó el Dr. Parra. Por ello el acuerdo de colaboración busca promover una metodología ya probada en otros países para identificar problemas de sostenibilidad, primero a nivel local y que posteriormente puedan ser escalados a nivel nacional.

“Este proyecto aborda un importante desafío ya que propone una metodología para obtener datos, casi en tiempo real, sobre el consumo, la exposición, el tipo y la extensión de las cargas tóxicas para el cuerpo humano de agentes que amenazan la sostenibilidad.

Estos datos se extraerán directamente del análisis de los sistema de drenaje antes de que éstos lleguen a las plantas de tratamiento de aguas residuales, de esta forma se asegura que el análisis sea certero y acotado a las zonas que se quieran analizar.

Lo más interesante, comentó el Dr. Parra, es que los datos estarán disponibles mensualmente y dentro de los días posteriores al muestreo, en lugar de anualmente y con mucho retraso, como es el caso actual con los datos de salud y consumo de químicos.

Metodología UMM

La metodología llamada Metabolismo Metrológico Urbano (UMM por sus siglas en inglés), es la herramienta/disciplina científica que analiza los flujos de procesos de las ciudades para determinar el estado de la salud de la población y la sostenibilidad urbana.

Ésta cuenta con diversas aplicaciones, se puede utilizar como matriz de diagnóstico a las aguas residuales sin tratar, en la aplicación dal estudio de los productos químicos que pasan por las plantas de tratamiento de aguas residuales convencionales (PTAR); o en el análisis de la composición de los efluentes y lodos.

Las aplicaciones en los efluentes urbanos pueden revelar cómo las amenazas ambientales y para la salud humana han evolucionado a lo largo del tiempo, y revelar tendencias en el continuo agotamiento y recuperación de los recursos.

“Con el establecimiento de nuevas asociaciones municipales y con la ayuda de la Universidad de la Ciudad de Dublín, el King´s College de Londres y el Tecnológico de Monterrey aumentaremos el impacto a nivel global de este proyecto. Además, también estamos trabajando con las plantas de tratamiento de aguas residuales más avanzadas tecnológicamente, como Tempe Water Utility, Tames Waters y Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey que son nuestros socios estratégicos para el desarrollo e implementación de este proyecto”, concluyó el Dr. Parra.

Los investigadores líderes e instituciones que trabajan en la investigación e implementación del proyecto en sus respectivas regiones (países) son el Dr. Rolf Halden, de Arizona State University; la Dra. Fiona Regan, de Dublin City University; el Dr. Leon Barron, de King’s College London y el Dr. Roberto Parra, del Tec de Monterrey.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre