Por Michael Ramírez

“Nuestras economías están sedientas de energía. Sin ella, la economía mundial simplemente se detendría; no habría generación de electricidad suficiente, ni combustible para los automóviles o el transporte público, es más, ni energía eléctrica para ver televisión o para cargar el teléfono celular”.

Así lo señala Alberto Mendoza, líder del Grupo de Investigación en Energía y Cambio Climático del Tec de Monterrey, quien asegura que el mundo se encuentra ante un hito histórico sobre cómo usar los recursos naturales, y cómo trabajar para disminuir la pobreza y la desigualdad social.

Ante este escenario, el Tec de Monterrey anunció la apertura del Laboratorio Integrado de Aprovechamiento Energético Sustentable (LIAES), un espacio de investigación científica en donde se desarrollarán proyectos que permitan disminuir o eliminar los residuos, aprovechándolos como fuente de energía, combustible y productos de alto valor, buscando así la transición hacia energías limpias.

Las principales líneas de investigación del laboratorio, son: la caracterización de combustibles; el aprovechamiento integral de biomasa; la eficiencia energética en la conversión de biomasa; la integración de bioenergía a la red eléctrica, y el almacenamiento de energía.

Ladislao Sandoval, especialista del Laboratorio Energético, señaló que entre los principales objetivos de este laboratorio se incluyen la generación de energía eléctrica térmica (calor y frío), la producción de combustibles verdes mediante el mejoramiento de procesos, y la síntesis de compuestos químicos de alto valor a partir de la transformación de biomasa.

“Los proyectos realizados en este laboratorio buscan un aprovechamiento energético a partir de residuos agroindustriales (como cáscara de naranja y nuez), mediante el estudio y la aplicación de procesos termoquímicos y conversión catalítica, buscando la obtención de energía eléctrica y combustibles”, explicó.

Mencionó que el LIAES tiene la finalidad de proponer alternativas sustentables encaminadas al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, establecidos por la Organización de las Naciones Unidas.

Además, agregó, el LIAES forma parte del Laboratorio Binacional para la Gestión Inteligente de la Sustentabilidad Energética y la Formación Tecnológica, un proyecto trascendental para México, integrado por diferentes instituciones como la Secretaría de Energía, la Comisión Federal de Electricidad y otras universidades.

“En nuestro caso particular (LIAES), esta red nos brinda un apoyo para que la investigación científica que realizamos no se vuelva algo aislado; sino que sirva de base para impulsar a México hacia la diversificación, y para que el trabajo interdisciplinario nos permita avanzar en materia energética de una manera más sólida”, dijo el Dr. Mendoza.

Además, afirmó que el laboratorio fomentará el desarrollo de actividades de investigación científica aplicada y el desarrollo tecnológico en materia de sustentabilidad energética, pero también brindará soporte a la formación de recurso humano especializado.

Reactor de lecho fluidizado para alta temperatura. Este sistema de reacción se utilizará para procesos de gasificación, donde se obtendrán productos con valor energético a partir de residuos de biomasa.

 

TECNOLOGÍA DE PUNTA
El nuevo laboratorio está equipado con tecnología de punta, pues cuenta con equipo especializado, como reactores, cromatógrafos y aparatos de caracterización que antes no se tenían disponibles en la región.

El LIAES se encuentra instalado en el Centro de Estudios para el Desarrollo Sostenible (CEDES) del Campus Monterrey, y comprende un área de 154 metros cuadrados de construcción de plafón “Clean Room VL”, que fue fabricado con productos reciclados en apoyo al medio ambiente.

El equipo, que tuvo una inversión de casi 40 millones de pesos, está pensado para estudiar procesos por separado, y eventualmente ir acoplando diferentes procesos para ir aumentando la complejidad y luego acercarlos hacia algo más real.

Analizador termogravimétrico acoplado a espectrometría de masas. Este equipo cuantifica la pérdida de masa de una muestra con respecto a la temperatura, y además revela la composición de los productos de descomposición. Además, permite realizar experimentos térmicos utilizando cantidades muy pequeñas (miligramos) de muestra.
Analizador automatizado de quimisorción. Este aparato realiza una caracterización versátil de las propiedades de reactividad química de un material sólido. Genera resultados como área de superficie activa, dispersión metálica y reducibilidad.
Horno tubular rotatorio. Mufla con tubo de cuarzo, con capacidad de calentamiento de hasta 1500 °C. El tubo interno puede rotar e inclinarse a distintos ángulos para simular un flujo de materia prima sólida en un reactor continuo.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre