Print Friendly, PDF & Email

Por Brenda Lisset Paredes Piña
Ciencia Amateur

Este artículo aborda las consecuencias del modelo que, como sociedad, hemos creado para abastecer las necesidades alimenticias del planeta: el modelo de la ganadería intensiva que nos ha alimentado durante décadas; sin embargo, dicho modelo ha llegado a un punto de sobreexplotación.

Todos los días las 7.7 billones de personas de nuestro planeta debemos alimentarnos, y para el 2050, al menos 2 billones más se nos unirán. ¿Seremos capaces de seguir comiendo de la misma manera?

Este texto pretende informar cómo el consumo de carne en una dieta diaria puede estar afectando la salud de las personas de manera negativa, además de los daños ambientales que está provocando la sobreproducción de alimentos de origen animal; y de igual forma concientizar al lector acerca de los riesgos sanitarios a los que nos exponemos por el consumo de carne contaminada.

Hoy en día estamos expuestos a riesgos sanitarios, exposición a epidemias, fiebre aviar, fiebre porcina, etcétera. Los alimentos de origen animal como la carne, pescado, huevo, leche y productos lácteos son alimentos altamente susceptibles de contaminarse debido a sus características fisicoquímicas.

El consumo diario de carne puede incrementar el riesgo al cáncer colorrectal en un 18%

“Los alimentos insalubres que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas ocasionan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer” (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios​, 2017). ​De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que anualmente se enferman en el mundo alrededor de 600 millones de personas por ingerir alimentos contaminados y 420 mil personas mueren por esta misma causa.

Un ejemplo claro es el nuevo virus COVID-19, que se originó a partir de un contacto cercano con un animal portador del virus, generando una pandemia global debido a su alto contagio y que está terminando con la vida de cientos de miles de personas.

Quizá se pueda pensar que esos riesgos son colaterales, ya que el ser humano debe obtener sus nutrientes de diferentes fuentes y una de ellas es la carne por sus propiedades proteica​s. Sin embargo, aunque debemos de ingerir proteínas, éstas no deben ser necesariamente provenientes de la carne, debido a que provocan riesgos importantes en nuestra salud, incluso la OMS ha clasificado la carne procesada como cancerígena en el grupo 1​, que incluye también cigarros, asbesto y plutonio. Además, se afirma que sólo una porción de 50 gramos de carne diaria puede incrementar el riesgo al cáncer colorrectal en un 18%. Asimismo, se ha encontrado que el 88% de los cortes de carne de cerdo están contaminados con bacteria fecal, al igual que el 90% de la carne de res y el 95% de carne de pollo.

Si bien, ​durante los últimos años se ha mostrado interés por parte de la sociedad en cuidar al medio ambiente, mucha gente ignora el hecho de que una dieta basada en productos de origen animal contribuye en gran medida al impacto negativo en el ambiente. La ganadería produce el 65% del óxido nitroso en el mundo, con un potencial de calentamiento global 296 veces mayor al CO2 por kilo.

la crianza de animales para alimentación es responsable del 30% del consumo mundial de agua

Según expertos ambientalistas del Banco Mundial, se determinó que la ganadería fue responsable del 51% del cambio climático de origen humano. Adicionalmente, la crianza de animales para alimentación, que ocupa un 45% de la tierra en el mundo, fue responsable del 30% del consumo mundial de agua y del 91% de la deforestación del ​Amazonas​, destrucción de ecosistemas y extinción de especies. El daño global con la producción de estos alimentos, que estamos provocando a nuestro planeta, es superior a la cuota de transporte tanto de vehículos, como de aviones y barcos.

Además, hablando sobre cuestiones éticas, ahora somos más conscientes del bienestar de los animales y en esta sobreexplotación hay mucho sacrificio y sufrimiento animal que está en tela de juicio. En nuestras culturas se nos ha inculcado que hay animales que son mascotas, que tienen personalidad, sentimientos, forman para de nuestras familias y jamás pensaríamos en comerlos; sin embargo, no consideramos estos mismos valores al hablar de todas las demás especies que son víctimas de la industria ganadera: vacas, cerdos, pollos, etc. Hemos crecido con la idea de que la tradición justifica la acción.

En este punto te estarás cuestionando la pregunta inicial: ¿seremos capaces de seguir comiendo de la misma manera y será ésta una buena idea? La respuesta está en lo que cada persona considere qué es mejor para su salud y para el medio ambiente. La idea es generar información y conocer las cifras que están detrás de la carne que ingerimos, y que está dañando tanto la salud personal como la salud ambiental.

Hoy en día existen diversas posibilidades para generar un impacto positivo con nuestra toma de decisiones. El cambio hacia un mejor estilo de vida, mientras ayudamos a disminuir el impacto negativo ambiental, está en la decisión que cada persona tome al planear su dieta y realizar las compras en el supermercado. Es momento de comenzar a cuestionar la ética de nuestros hábitos: no porque todos los que nos rodean tengan una dieta carnívora significa que es la mejor, o bien, la única opción que podemos elegir.

Para terminar, la carne es un producto alimenticio con un impacto ambiental extremadamente alto, y cambiar la forma de consumirla es probablemente el paso más significativo y urgente que debemos tomar para comer de manera más sostenible. Esto no necesariamente significa comprometerse con el veganismo o el vegetarianismo, todos podemos hacer elecciones de alimentos respetuosos con el medio ambiente en una escala variable, en nuestros propios términos, una comida a la vez y, juntas, todas esas pequeñas acciones harán una gran diferencia.

Autora

Brenda Lisset Paredes Piña es alumna de la Licenciatura en Administración Financiera (LAF), del Tecnológico de Monterrey. Este artículo es producto de su proyecto final en la asignatura “Finanzas personales y empresariales”. ​A01653634@itesm.mx

Asesor

Jorge Adrián Meyrán Woo. Director de Programa Académico de la Licenciatura en Administración Financiera. Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas, de la Escuela de Negocios, Campus Querétaro.

Referencias

  • Andersen K., Kuhn K. (productores) y Andersen K., Kuhn K. (directores). (2014). Cowspiracy. ​ [Cinta cinematográfica]. EU.: ​Appian Way Production
  • Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. (2017). ​Riesgos en Alimentos de Origen Animal: Evaluación de Riesgos en Rastros y Mataderos Municipales. Gob.mx. Recuperado de https://www.gob.mx/cofepris/acciones-y-programas/riesgos-en-alimentos-de-origen-ani mal-evaluacion-de-riesgos-en-rastros-y-mataderos-municipales
  • Flynn, M. & Schiff, A. (2015). ​Economical Healthy Diets: Including Lean Animal Products Costs More Than Using Extra Virgin Olive Oil. ​ Journal of Hunger and Environmental Nutrition, 10:4, 467-482, DOI: 10.10801932048.2015.1045675.
  • Grupo ECOticias (2019). [Figura], ​La ganadería industrial es un ‘arma de destrucción masiva para el planeta. ​ ECOticias. Recuperado de https://www.ecoticias.com/sostenibilidad/194738/ganaderia-industrial-arma-destruccio n-masiva-planeta
  • Organización Mundial de la Salud. (2015). ​Carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada ​ . Who.it.Recuperado de https://www.who.int/features/qa/cancer-red-meat/es/
  • Organización Mundial de la Salud. (2020). ​Inocuidad De Los Alimentos ​ . Who.int. Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/food-safety
  • PETA Latino. (2015). ​¿Se Supone Que Los Humanos Deben Comer Carne? PETA Latino. Recuperado de https://www.petalatino.com/blog/los-humanos-deben-comer-carne/
  • Phoenix, J. (productor) y Andersen K., Kuhn K. (directores). (2017) ​What the Health ​ . [Cinta cinematográfica]. EU.: A.U.M. Films
  • Theimer, S. (2017). ​¿Está Consumiendo Demasiada Proteína? Newsnetwork.mayoclinic.org. Recuperado de https://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/esta-consumiendo-demasiada-proteina/
  • World Bank. (2019). ​Gases de efecto invernadero por actividad humana. Documents.worldbank.org. Recuperado de
    http://documents.worldbank.org/curated/en/985501468170350669/pdf/530770WDR00 SPA00Box0361490B0PUBLIC0.pdf

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre