Por Fernando Hernández Gual*
Artículo de divulgación

Hoy en día el desarrollo de la tecnología es fomentado por diversas instituciones y naciones con el fin de lograr nuevos avances que favorezcan a la sociedad y faciliten las tareas cotidianas, incrementando la eficiencia y productividad de manera general. Sin embargo, los resultados de dichos desarrollos no siempre son benéficos para la sociedad, y lejos de proporcionar soluciones a las problemáticas que ésta tiene, la destruyen, tal es el caso de la construcción de drones con fines de guerra, grandes inventos tecnológicos que han acabado con numerosas vidas y que actualmente son una de las herramientas más efectivas para generar violaciones a los derechos humanos de una gran cantidad de individuos. Debido a lo ya mencionado, es de gran importancia hacer una reflexión ética sobre este tema, de tal modo que esta sirva para ofrecer alternativas que nos permitan vivir dentro de una sociedad donde impere la justicia y la democracia.

En este artículo se pretende establecer un panorama sobre la creación de drones con fines bélicos en los últimos 10 años y evaluar el papel que juega Estados Unidos de Norteamérica en la violación de derechos humanos, así como brindar detalles de las garantías que son transgredidas a dichas personas. Se ofrece al lector un panorama sobre la situación de algunas zonas en conflicto y el proceder de las personas que violentan los derechos humanos desde la dimensión ética.

La violación a los derechos humanos de cualquier ser humano es un problema de vital importancia que debe ser abordado como problema ético, ya que se quebrantan numerosos principios éticos que a continuación se describirán, como algunos propuestos por el filósofo Immanuel Kant, mismos que serán analizados con detalle. Por otro lado, es importante proponer una reflexión desde mi perspectiva como alumno de ingeniería, con la intención de mostrar mi postura respecto al tema.

DRONES: SU USO CON ENFOQUE HUMANO
Es importante definir claramente el concepto de dron debido a que el presente artículo gira en torno a dichos dispositivos. Cabe destacar que existen diversas posturas sobre el origen de dicho concepto e incluso diversas organizaciones llegan a dar distintas definiciones, sin embargo, todas ellas convergen en un punto que al final retomo para brindar una explicación sencilla sobre cómo podemos definir a un dron.

Tomando diversas definiciones de la Unión Europea y del Departamento de Defensa de Estados Unidos, un dron es todo aquel dispositivo capaz de volar de manera autónoma, es decir, que no requiere que un ser humano se encuentre a bordo y puede ser utilizado con diversos fines, que van desde actos recreativos hasta el acarreo de explosivos para causar destrucción. Este último punto destaca en cuestiones de dignidad humana, pues es un hecho que una zona de guerra, en donde se detonan misiles y bombas, no respeta los valores de los seres humanos que ahí habitan, reduciendo su humanidad a simples objetos que pueden ser eliminados sin ningún tipo de importancia para la comunidad internacional, debido a intereses mayores de terceras personas o naciones con gran influencia en el mundo.

Un dron es todo aquel dispositivo
capaz de volar de manera autónoma,
y puede ser utilizado con diversos fines, desde actos recreativos
hasta el acarreo de explosivos.

Cabe destacar que la dignidad humana a ese derecho que tiene todo ser humano de ser respetado y valorado como ser individual y social, por el simple hecho de ser persona, por tanto, al no considerar dicho derecho como una prioridad, se está transgrediendo este valor fundamental de los sujetos en cuestión.

VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS
Al hablar de una toma de decisiones por parte de seres humanos, especialmente cuando se tiene la decisión entre cometer un ilícito o no, es importante tener en consideración los derechos que las otras personas poseen para en ningún momento violentarlos ni pasar por encima de ellos, es por ello la gran importancia de tener muy en claro el concepto de derechos humanos y tener conciencia de que todos debemos ser partícipes de su protección.

La Organización de las Naciones Unidas, la mayor organización internacional existente en la actualidad, dedicada a abordar asuntos de paz, seguridad, así como de derechos humanos, los ha definido de la siguiente manera: “Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna.” (ONU, 2018). Dicha organización deja muy en claro que es de vital importancia que sean respetadas dichas garantías, sin hacer ningún tipo de distinción, es por ello por lo que han sido incluidos en distintos espacios del orden jurídico nacional e incluso internacional, así como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento que situó a los derechos humanos en el terreno del derecho internacional desde 1948.

En el caso de este artículo, se hará mención de tres de los principales derechos humanos que no son respetados a las personas en conflicto que reciben ataques por medio de drones diseñados con dicho fin:

  1. Derecho a la vida: La vida de todo ser humano debe ser respetada por las personas a su alrededor y nadie puede ser privado de ella. Esta garantía claramente es violada al realizar ataques con misiles que comprometen tanto la vida de delincuentes como de civiles inocentes.
  2. Derecho a la igualdad y prohibición de la discriminación: Toda persona debe gozar los mismos derechos reconocidos en los distintos espacios jurídicos, sin embargo, actualmente existen zonas de conflicto muy bien localizadas geográficamente, en donde por el simple hecho de vivir en una zona de ellas, cualquier individuo puede resultar afectado en sus derechos humanos, independientemente si se trata de gente inocente, niños, ancianos u otra condición.
  3. Derecho de acceso a la justicia: Toda persona puede acudir a los tribunales para que sea administrada la justicia con las características de completa, imparcial y gratuita, sin hacer ningún tipo de distinción y en condiciones de completa igualdad. La cuestión es que en zonas en conflicto se carece de dichos tribunales y diversos organismos internacionales priorizan otros asuntos, relegando a estas personas que buscan justicia y terminan por no encontrarla nunca.

Violentar estos tres derechos humanos sin duda alguna es una violación directa contra la dignidad humana, pues nadie tiene derecho a quitarle la vida a otra persona, sin importar el motivo, ya que debe ser valorado como un ser individual con los mismos derechos y obligaciones que los demás, independientemente de sus antecedentes o situación en un momento específico. Además, en todo momento debe garantizarse su acceso a la justicia y una persona que ha cometido ilícitos ser juzgado justamente por ello.

El no respetar los derechos humanos de las personas en zonas en conflicto afecta directamente a su integridad y los pone en una situación de vulnerabilidad extrema, pues algunas naciones, en su ambición de poder y de dominio de territorios, no ponen en práctica los principios por los cuales los derechos humanos se rigen, violentando principalmente el primero de ellos, el principio de Universalidad, que señala que los derechos humanos le corresponden a todo tipo de personas por igual, sin importar su situación económica, país de origen, muy relevante en esta situación ya que las zonas en conflicto en la actualidad se encuentran bien definidas geográficamente como ya fue mencionado, entre otros factores.

Me parece rescatable la idea que se nos plantea en el capítulo “Dimensión ética de la vida humana” donde se menciona dicho principio y se añade que la ética es una ciencia que no admite excepciones a favor de nadie ni de ningún interés privado, que, aplicado en este contexto, no importa qué potencia quiera intervenir o cuáles sean sus intereses; no deben violentarse los derechos de nadie. (cfr. Dora Elvira García, Dimensión ética de la vida humana, 2009)

Por dicha razón, es completamente injusto que las autoridades actúen sin ningún tipo de igualdad hacia los demás, dejando en segundo plano a las personas que viven en dichas regiones. Estos tres derechos nos dan la pauta para que se garantice y se respete la dignidad humana de toda persona en el mundo, sin realizar ningún tipo de discriminación y convirtiendo al mundo en una sociedad pacífica, donde se encuentre erradicada por completo la guerra y se viva en condiciones de paz en cualquier territorio geográfico. Adicionalmente, considero que debe ser una prioridad para todas las naciones brindar seguridad y condiciones de justicia a toda persona que se encuentre en su territorio sin importar su nacionalidad o condición, de este modo se puede construir una sociedad completamente pacífica donde se busque el orden y la igualdad.

CONFLICTO ARMADO
Una definición adecuada de conflicto armado, según la Escola de Cultura de Pau en Barcelona, España, es la siguiente: “Todo enfrentamiento protagonizado por grupos de diferente índole (tales como fuerzas militares regulares o irregulares, guerrillas, grupos armados de oposición, grupos paramilitares, o comunidades étnicas o religiosas que, utilizando armas u otras medidas de destrucción, provocan más de 100 víctimas en un año” (Escola de Cultura de Pau, 2017).

Un aspecto importante que destacar en esta situación son las causas por las cuales se originan dichos conflictos que principalmente radican en el dominio y control de una zona geográfica o la intención de acceder o mantener el dominio político que se tiene en dicha zona. Tal es el caso de los Estados Unidos de Norteamérica, quienes han mantenido presencia militar en Medio Oriente, en países como Irak y Siria debido a los grandes yacimientos de petróleo existentes en la región, además de mantener un gran suministro de armamento en dichas zonas que enfrentan conflictos bélicos severos en la actualidad.

Este tipo de situaciones que atentan contra la sociedad podemos estudiarlas desde el punto de vista de Immanuel Kant, autor que establece algunas de las bases mejor consolidadas del liberalismo moderno, considera que un Estado será justo si satisface tres principios:

1.- La libertad, que habla sobre la búsqueda de la felicidad del mejor modo posible, siempre que no atente contra otra persona. Dicho principio no es respetado en el contexto de las situaciones de conflictos en la región ya mencionada, ya que se ha violentado por completo los derechos de los ciudadanos presentes en las zonas de batalla, ya que no es un acto justo causar destrucción masiva aun sabiendo que en la región existe gente completamente ajena al conflicto entre los mandatarios.

2.- La igualdad, que nos hace mención que todas las personas tienen igual derecho a la libertad. En este principio destaca el hecho de que todos los derechos de las personas en dichas zonas han sido suprimidos, no existe libertad de expresión, no pueden tomar decisiones al respecto sobre qué postura tomar respecto a los ataques bélicos y constantemente son víctimas de diversos tipos de violación que atentan plenamente contra su dignidad.

3.- La independencia de cada integrante de la sociedad para tomar sus propias decisiones.

Dichos principios son establecidos en el libro “Teoría y práctica” del autor ya mencionado, y, habiendo hecho mención de ellos, podemos tener una visión clara que los ciudadanos de una zona en conflicto son víctimas del mismo Estado y de otras naciones que han decidido entrar en conflictos sin preocuparse, en primer lugar, por su propia población. Nuevamente, dichos principios resaltan la importancia de la igualdad de la que hemos hablado durante todo el ensayo que garantiza a los individuos todos sus derechos. (cfr. Immanuel Kant, Teoría y práctica, pp.33-35, 2009).

USO DE DRONES EN CONFLICTOS BÉLICOS
Es un hecho que las naciones más poderosas del mundo invierten grandes cantidades de dinero en personas que organicen y planteen estrategias militares muy eficaces ante situaciones bélicas. En el caso particular de Estados Unidos de Norteamérica, cuenta con 2 millones 363 mil 675 soldados en sus filas y tiene un presupuesto de defensa que asciende a 587 mil 800 millones de dólares, según Military Factory, un sitio especializado en estadísticas y equipos militares en su edición 2017 de su ranking Global Factory. (cfr. Martínez, 2017).

Parte de la estrategia militar de Estados Unidos implica el uso de nuevas tecnologías para enfrentar al enemigo, y es en ese punto en donde entran en juego los drones.

Si bien la idea de utilizar vehículos aéreos no tripulados con objetivos militares no es nueva, el empleo de drones en las operaciones militares del siglo XXI se enmarca en el concepto de tecnoestrategia de los años 60 y 70 del siglo XX, que consideraba para finales de ese siglo y comienzos del siglo XXI que los drones deberían ser un arma presente en las operaciones militares. De hecho, en los años noventa, la Fuerza Aérea estadounidense proyectaba que para el año 2010 las campañas aéreas en las operaciones militares iban a tener a los drones como protagonistas bajo la doctrina de “cero muertos” al atacar, cabe destacar que esa cantidad de muertos se refiere a soldados norteamericanos, prospección cumplida, como se puede apreciar en las noticias sobre la lucha contraterrorista de los Estados Unidos, y dado el auge en el uso de este tipo arma es de esperar que se seguirá perfeccionando y empleando. (cfr. Fernando, V. L, 2015)

Las ventajas que un dron tiene respecto a un avión tripulado son claras, en primer lugar, se da una reducción de costos debido al costo de fabricación y tamaño de los drones, se tiene una mayor precisión debido a los sistemas robotizados que se encargan de manipular el armamento y finalmente menor probabilidad de pérdidas humanas para sus fuerzas militares.

Es aquí donde entra en juego una reflexión interesante de realizar: ¿Realmente es benéfico y ético invertir grandes cantidades de dinero en armamento y tecnológica bélica que en otras situaciones prioritarias como lo son terminar con la desigualdad social o el hambre en el mundo? Sin duda alguna, la sociedad mundial actual enfrenta diversas problemáticas, especialmente en términos de desigualdad social, por lo tanto, sería mejor considerar invertir más fondos que colocaran en condiciones de igualdad a la población que invertir en armamento y drones de guerra que únicamente son instrumentos violadores de derechos humanos y generadores de destrucción, hecho que perjudica a la sociedad y no aporta beneficios comunes.

LEGALIDAD DE LOS DRONES
“El ideal del ‘guerrero heroico’ está profundamente radicado en nuestra sociedad y muchas de nuestras reacciones a una guerra asimétrica (de la cual los drones quizás son el epítome) derivan de este ideal cultural, ampliamente compartido, pero casi sin duda obsoleto. Nuevas tecnologías de armas inevitablemente presentan nuevos dilemas éticos, como en el siglo XVI cuando las flechas se consideraban un arma de destrucción masiva; el reto es tratar de solucionar estos dilemas de la manera más objetiva posible.” (cfr. Rushby, 2017)

Hoy en día, el uso de drones con fines bélicos ha despertado interés en las organizaciones internacionales de paz, sin embargo, aún no existen tratados ni derechos consuetudinarios que prohíban su uso. Por un lado, el artículo 35 del Derecho Internacional Humanitario prohíbe el uso de armas que causen sufrimientos innecesarios, sin embargo, es difícil analizar el modo en el cual se usan los drones debido a la gran confidencialidad con la que se manejan dichos asuntos, sin embargo, es un hecho que son capaces de portar armas químicas, biológicas y nucleares.

Muchas veces los ataques con drones ocurren en zonas remotas donde la fuerza militar no tiene presencia sobre el terreno y las cuentas de víctimas vienen únicamente de la prensa local o líderes comunitarios que pueden tener motivos para exagerar o minimizar las víctimas. El gobierno de Estados Unidos de Norteamérica ha reconocido la muerte de civiles durante su programa de uso de drones en el Medio Oriente en los últimos años, sin embargo, las ha minimizado y expertos consideran que dichas cifras son muy poco confiables debido a que ellos mismos son los que han brindado los reportes sin existir un agente externo, de alta confiabilidad, quien analice dichos casos.

Un buen punto que aportaría grandes cambios a la sociedad y un desarrollo en beneficio de esta, especialmente de aquellas que residen en zonas en guerra, sería imponer regulaciones estrictas que no permitieran el uso de drones con fines bélicos, de tal modo que fuera un golpe a las naciones que invierten en dichos desarrollos y que ayudara a ponerle un alto a las olas de violencia y muertes de personas, sin importar si son combatientes o civiles inocentes. Una reflexión que me gustaría aportar en el apartado de Desarrollo Social es precisamente que una sociedad progresa y avanza cuando las garantías de las personas que ahí residen son respetadas y se vela por su cumplimiento, de tal modo que se logra un estado de igualdad y equidad donde cada persona cuenta con los elementos necesarios para vivir de manera digna.

Derechos establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos relacionados con asuntos bélicos.
Hablar de la Declaración Universal de Derechos Humanos es hacer mención de la serie de esfuerzos que diversas naciones han hecho en conjunto para preservar las garantías de los seres humanos. Como tal, es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos, ya que fue elaborada por diversos países que cuentan en su historia con diversos antecedentes tanto jurídicos como culturales, y el hecho más relevante por la cual es importante mencionarla en el presente ensayo es debido a que la Declaración establece, por primera vez, los derechos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero. Para cuestiones del presente análisis enlisto tres de ellos que son pilares en cuestión de derechos humanos.

Artículo 3.- Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Artículo 5.- Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 7.- Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Estos tres derechos han dado la pauta para la construcción de las Constituciones Políticas bajo las cuales se rigen distintas nacionales alrededor del mundo, sin embargo, aún estamos lejos de su verdadero cumplimiento y aplicarlos con rigor sería un excelente comienzo para la construcción de una sociedad donde impere la paz y no sea necesario el uso de instrumentos bélicos.

CONCLUSIÓN
Desde mi perspectiva, erradicar el uso de drones con fines bélicos es una completa utopía. Por un lado, los deseos y ambiciones de poder siempre estarán presentes en naciones que se creen superiores por el simple hecho de tener una mayor cantidad de recursos económicos y territoriales, hecho que les hace olvidar que todos los seres humanos somos iguales por naturaleza y no debe existir ningún tipo de discriminación por la condición social.

“Erradicar el uso de drones
con fines bélicos
es una completa utopía”

Considero que es de gran relevancia que las organizaciones internacionales y el derecho internacional regulen de manera definitiva su uso, permitiéndolos únicamente en situaciones donde no existan alternativas, y sean realmente situaciones en donde la seguridad y bienestar de la comunidad en general se encuentre en peligro, además de que dichas situaciones sean vigiladas por una comisión especial y completamente ajena al país que los vaya a utilizar.

Finalmente, como estudiante de ingeniería, mi punto de vista es canalizar los avances tecnológicos en otro sentido, aportar a la comunidad científica desarrollos que beneficien verdaderamente a la sociedad y no se sigan desarrollando herramientas que permitan violentar los derechos humanos de las personas ni puedan ser usados como instrumentos de destrucción masiva que contribuyan a continuar generando conflictos armados y acabando poco a poco con nuestra sociedad.

Sin duda alguna, podríamos hacer una analogía basados en la frase de Albert Einstein que menciona: “Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica, yo sugerí la mejor de todas: la paz”. Es decir, si queremos terminar con todas las armas utilizadas en la actualidad, así como los medios de traslado y ejecución donde los drones juegan un papel importante, debemos fomentar y promover la paz en el mundo.

——————————-

* El autor de este artículo es alumno de Sistemas Digitales y Robótica del Tec de Monterrey, Campus Puebla. Ha participado en las Olimpiadas Nacionales organizadas por la Academia Mexicana de Ciencias, en las ramas de Física, Química y Matemáticas. Sus líneas de interés son la tecnología en general y el sector automotriz. A01329463@itesm.mx

¿Quieres saber más sobre este tema?

 

3 COMMENTS

  1. Muy interesante artículo, en la actualidad toda la población mundial debe estar enterada y tomar prevenciones, para una sociedad mas humanista, en Pro de los derechos humanos y el derecho a la vida. Solo Dios nos las dio y El decide sobre ella. Amemos la Paz en el mundo entero.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre