Por Michael Ramírez

Maíces con alta calidad proteica, con más antioxidantes o con resistencia a plagas. Estos y otros productos biotecnológicos fueron presentados por dos investigadores del Tec de Monterrey ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a través del Foro Global sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición.

En dicho foro, que se realiza a través de una plataforma en línea, los investigadores Silverio García y Mariana Zavala compartieron sus avances experimentales y de campo, además sostuvieron un diálogo con tomadores de decisiones de diferentes países sobre los retos que enfrenta el mundo en el tema de la nutrición y la seguridad alimentaria.

El doctor Silverio García, investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias, ofreció primero un panorama sobre los efectos que produce el cambio climático en la productividad agrícola, lo cual amenaza la agricultura y perjudica a millones de personas que viven en condiciones de pobreza extrema. Todo este escenario, indicó, es la base con la que inició una serie de investigaciones que ya tienen más de 15 años.

El hambre sigue creciendo y la obesidad es ya una epidemia. Por tal razón necesitamos tomar acciones inmediatas que nos ayuden a mitigar los efectos del cambio climático y el aumento sostenido de la pobreza. En el Tecnológico de Monterrey estamos trabajando para luchar contra estas problemáticas a través de la investigación científica y la innovación, mediante dos líneas: lograr la producción sustentable de alimentos y proveer alimentos mejorados contra enfermedades crónico-degenerativas”, comentó el investigador a los asistentes al foro virtual de la FAO.

ADOPCIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS
Las plagas de almacenamiento son un verdadero problema para la seguridad alimentaria, ya que contaminan los cultivos y pueden destruir la cosecha de un año en cuestión de semanas. De hecho, más del 30 por ciento de las pérdidas de maíz es por causa de insectos como el gorgojo o el barrenador.

Para combatir esta problemática, el doctor Silverio García, en conjunto con el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, han desarrollado algunas variedades de maíz con características de resistencia a plagas. Mediante modernas técnicas biotecnológicas se desarrollaron líneas endogámicas recombinantes de maíz que son resistentes a la más voraz de las plagas, debido a que tienen una gruesa capa exterior que los insectos no pueden penetrar.

Ésta y otras variedades de maíz ya han sido adoptadas gradualmente por agricultores mexicanos. “En nuestras pruebas de campo, hemos registrado un verdadero cambio de las prácticas sustentables por parte de los productores de maíz que están adoptando la semilla mejorada, es decir, una variedad de semilla más nutritiva, con mayor rendimiento y más resistente al cambio climático. En 2016, se produjo semilla para sembrar 2.5 millones de hectáreas”, indicó el investigador, quien pertenece al Sistema Nacional de Investigadores.

Asimismo, este proyecto de investigación también ha promovido la adopción de tecnologías sustentables, como maquinarias de precisión, contenedores y tecnologías de poscosecha, servicios de información climática y agronómica vía celular, así como dispositivos para estimar dosis óptimas de fertilizante.

“Nuestro proyecto promueve el trabajo de los agricultores mexicanos con el apoyo de organizaciones dedicadas a mejorar la agricultura en México y el mundo. Se trata de una iniciativa dirigida principalmente a los pequeños productores que no tienen acceso a tecnología ni a información de mercado. Precisamente, los alcances incluyen contar con la tecnología de punta para garantizar la producción de alimento sustentable y fortalecer la seguridad alimentaria de México”, señaló.

EL TEC, POR PRIMERA VEZ EN ESTE FORO
La maestra Mariana Zavala explicó que el Foro web de la FAO fue un espacio abierto, enfocado en brindar información a quienes pueden ser los tomadores de decisión al momento de hacer legislación en temas de nutrición y seguridad alimentaria.

“El objetivo de este foro fue brindar más información a las personas que normalmente no están tan familiarizadas con aspectos específicos de seguridad alimentaria, para que ellos tengan mejor noción sobre los esfuerzos que se deben realizar. Al final del día nosotros tenemos muchas ideas en lo científico, pero si la legislación no lo permite, pues todo se queda en una gran idea”, dijo la investigadora, egresada de la Maestría en Ciencias en Biotecnología.

Agregó que la FAO tiene redes muy fuertes con personas clave en la toma de decisiones, por ello “el reto es compartir lo que se hace desde la ciencia, ya que en ocasiones parece que no hablamos el mismo idioma. La intención fue transmitirles la información de manera adecuada para que ellos comprendan qué es lo que necesitamos para avanzar todos en conjunto”.

“Al final del día no hablamos sólo de producir más cantidades de alimento o de aumentar la producción de los cultivos. El tema ahora es saber aprovechar los alimentos para que haya cero pérdidas, y lograr que estos tengan las cualidades nutricionales adecuadas para que podamos hablar de un adecuado desarrollo de las personas”, finalizó.

 

REPOSITORIO INSTITUCIONAL DEL TEC DE MONTERREY
Conoce más sobre este tema en el artículo científico: An improved microscale method for extraction of phenolic acids from maize

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre