Por Gabriela Faz

Los datos del Centro de Información de las Naciones Unidos (CINU) estipulan que cerca de una tercera parte de los países del mundo se encuentran contaminados por minas terrestres y municiones sin detonar, y que por esta causa alrededor de 30 mil personas, la mayoría niños y mujeres, mueren al año.

Además, otro daño colateral son las pérdidas económicas y falta de desarrollo de las comunidades ya que, al existir grandes extensiones de tierras contaminadas, éstas no pueden ser trabajadas o utilizadas para ninguna actividad.

Para contribuir en la disminución de este importante problema, el Tec de Monterrey se ha situado como punta de lanza al ser la primera universidad mexicana en realizar un acuerdo de colaboración con U.S. Army y trabajar en el desarrollo de investigación en temas de desarme.

Este acuerdo fue establecido por los doctores Roberto Parra Saldívar y Magdalena de Jesús Rostro Alanís, investigadores del Grupo de Enfoque en Tecnologías Emergentes y Nutrición Molecular, por parte del Tec de Monterrey, y por los doctores Robert Murray y José Miguel Larenas Mahn, de U.S. Army. En la contraparte técnica de la U.S. Army se encuentra también la Dra. Pamela Sheehan.

“Nosotros como investigadores estamos muy enfocados en el desarrollo de tecnologías para la protección y el bienestar del ser humano, es decir, en utilizar la tecnología y conocimientos para el servicio de las personas”
Dr. Roberto Parra Saldívar

Comentó que es la primera ocasión que México realiza un acuerdo de este tipo con el Ejército de los Estados Unidos, y esto representa un increíble inicio para desarrollar investigación y generar una colaboración internacional con esta entidad.

Identifican el problema y proponen una solución sustentable

En la búsqueda de un método eficiente para la degradación de explosivos empezamos a desarrollar un método novedoso basado en el potencial de una enzima aislada del hongo nativo Pycnoporus sanguineus, especie endémica del noreste de México, encontrada en el Cerro de la Silla, que tiene un potencial en su fase líquida para degradar este tipo de explosivos.

En este proyecto también se cuenta con la colaboración de Carlos Hernández Luna, profesor de la Universidad de Nuevo León y experto en el estudio y aislamiento de hongos de la región, quién junto al Dr. Roberto Parra, experto en el estudio de enzimas Lacasas iniciaron este proyecto para desarrollar nuevas y diversas líneas de investigación, entre las que está esta aplicación específica para degradar explosivos.

“El hongo CS 43 es la cepa que se aisló y que hemos estado trabajando ya que presentó características favorables para la degradación de explosivos, además de otras como detección de moléculas como biosensores y aplicaciones para el tratamiento de contaminantes emergentes, también se han desarrollado celdas enzimáticas de energía, degradación de colorantes para la industria textil y recientemente, la producción de enzimas para la síntesis de nuevos compuestos”

Características de la investigación

Es importante mencionar que este proyecto ha obtenido un financiamiento de 132 mil dólares para su desarrollo.

Sobre el trabajo realizado, la doctora Magdalena Rostro, investigadora a cargo del proyecto explicó que las enzimas Lacasas son oxidorreductasas que han demostrado ser eficaces en ciertas condiciones para la degradación de algunos compuestos químicos, y esta característica está siendo aplicada en este desarrollo.

“Con este proyecto estamos demostrando la eficacia y la aplicación del extracto enzimático rico en lacasa de los hongos Pycnoporus sanguineus CS43 para la degradación de TNT, RDX y PETN como compuestos explosivos diana”, mencionó.

“Hasta el momento el equipo ha evaluado la oxidación y la reducción de la degradación de estos contaminantes en sistemas de lotes, así como la aplicación en casos reales de estudio basado en un medio de lixiviado, y el rociado de enzimas ricas en lacasa en suelos contaminados, con resultados positivos”.

El proyecto está dividido en 4 etapas de 6 meses cada una, encontrándose en este momento en la etapa de evaluación del potencial de las lacasas para la degradación de diferentes tipos de explosivos a través de procesos de oxidación.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre