Por Gabriela Faz.


 

Como una iniciativa para desarrollar y potenciar la producción científica conjunta, desde hace tres años el Tecnológico de Monterrey y el Massachusetts Institute of Technology (MIT) han desarrollado una estrecha mancuerna de colaboración entre sus profesores investigadores, alumnos de posgrado e investigadores posdoctorales.

Una de las principales áreas en que se ha enfocado esta colaboración es en el desarrollo de capacidades en nanotecnología. Para ello se ha desarrollado por tercer año consecutivo el taller intensivo de Micro y Nano Fabricación, realizado en el Microsystems Technology Laboratories (MTL) del MIT a finales de marzo pasado.

Entre los objetivos principales del taller están el desarrollar formas innovadoras de abordar la investigación mediante la incorporación de los investigadores en grupos consolidados en el MIT, así como identificar líneas y proyectos conjuntos de investigación y alineados a las áreas estratégicas del Tecnológico de Monterrey con el fin de impulsar la investigación y participación científica y tecnológica colaborativa entre ambas instituciones.

En esta tercera edición se seleccionaron a siete destacados investigadores de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey: Brenda García Ferrara, Marcelo Lozano, Felipe Robledo, Emmanuel Segura, Alan Sustaita, Sergio Camacho y Francisco Javier Delgado.

TESTIMONIOS

Algunos de los participantes compartieron sus experiencias durante su estancia en MIT.

Francisco Delgado
Profesor del Departamento de Ciencias Básicas
Campus Estado de México.

Durante mi estancia tuve la oportunidad de asistir a la plática del Dr. William D. Oliver, profesor de física y director asociado del Lincoln Laboratory, quien tiene como proyecto principal el desarrollo de dispositivos de información cuántica desarrollados a nivel micro y nanoescala basados en qubits superconductores.

Gracias a este taller se está estudiando la posibilidad de realizar un esquema de colaboración a mediano y largo plazo basado en la formación de recursos humanos a través de una estancia experimental en el MIT.

Durante el taller se realizaron construcciones que involucraron diversas aplicaciones técnicas, como la construcción de un cantilever a microescala con aplicaciones orientadas a la detección de esfuerzos pequeños o movimientos inerciales para instalarse en otros dispositivos.

También se desarrolló la construcción de un diseño de microfluídica para determinar parámetros del flujo e índices de disolución entre dos o tres fluidos, y se desarrolló la construcción de un capacitor MOS (Metal-Oxide-Semiconductor) a nivel microescala. Estas aplicaciones se desarrollaron como ejemplos que pueden combinarse en elementos microtecnológicos más complejos para aplicaciones diversas y de propósito específico.

Felipe Ángel Robledo
Investigador posdoctoral
Grupo de Investigación: Tecnologías Emergentes y Nutrición Molecular.

Durante el taller ahondamos en la teoría de Micro y Nano fabricación y tuvimos la oportunidad de construir cuatro diferentes dispositivos. En delgados discos de silicio fabricamos sensores, capacitores y moldes, utilizamos técnicas tradicionales y otras más sofisticadas como litografía, deposición de vapor, fotorresistencia y devastado químico. Para confirmar los resultados utilizamos un microscopio electrónico de barrido. Todos estos instrumentos requieren de una fuerte inversión y mantenimiento, y establecer una vinculación con una universidad como el MIT, nos abre las puertas para generar ciencia de alto valor en México y en el Tec.

En conjunto con el MIT, estamos desarrollando un biopolímero capaz de entregar un tratamiento de quimioterapia directamente a los tumores, a través de los vasos capilares que los alimentan. Esto representará para los pacientes una mejora en su calidad de vida, con la reducción de los efectos secundarios de una quimioterapia al disponer de una terapia menos invasiva. Para lograr esto, es importante probar el concepto a escala micro, lo cual buscamos lograr a través de la construcción de los dispositivos microfluídicos.

Luis Marcelo Lozano
Alumno del Doctorado en Ciencias de Ingeniería (DCI).

Creo que la colaboración MIT-Tec en el área de nanotecnología es muy importante para el fortalecimiento de la investigación en nuestra Institución. La nanotecnología es un área que tiene aún mucho desarrollo por delante y la mejor forma de ser pioneros es hacer uso de las tecnologías más avanzadas y detectar las tendencias a futuro.

Durante la estancia en MIT expuse un proyecto de trabajo colaborativo sobre polímeros nanocompuestos de alta conductividad térmica, que pueden ser utilizados en sistemas de refrigeración de dispositivos electrónicos. Además, también trabajé con temas relacionados a la fabricación de MEMS y canales microfluídicos.

Los dispositivos electrónicos y sus aplicaciones han sido uno de los campos de más rápido avance, ya que al disminuir sus dimensiones hacia la micro y nanoescala se han creado circunstancias muy desafiantes para reducir el calentamiento de los mismos, factor crítico para determinar su velocidad, eficiencia y confiabilidad.

Con los avances en la nanoelectrónica y la aparición de nuevas áreas de aplicación, ahora más que nunca hay necesidades y oportunidades para el desarrollo de nuevos materiales que ayuden a resolver algunos de los desafíos urgentes de gestión térmica.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre