Por Gabriela Faz 

Estamos viviendo en una nueva realidad. Es un hecho ineludible, y como tal, lo que corresponde en todos los ámbitos de nuestra sociedad es adaptarnos a ella lo mejor posible. Esa es precisamente la tarea a la que se han abocado los profesores investigadores que trabajan bajo la iniciativa del ThinkTank PostCOVID-19.

Para conocer más acerca del trabajo realizado, el Dr. Jorge de Jesús Lozoya, profesor investigador y representante del clúster de Tecnología e Ingeniería de esta iniciativa explica, “la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey lo tiene claro, el objetivo número uno es desarrollar proyectos que ayuden a atender las urgencias que se están presentando día a día, es decir, ofrecer respuestas rápidas, pero, además, también es muy importante la adaptación de proyectos ya existentes a esta situación atípica, y potenciar la creación de nuevas investigaciones y herramientas diseñadas para su funcionamiento una vez que termine la cuarentena”.

Hoy más que nunca es necesario confiar en la ciencia, en la generación de conocimiento, y el trabajo colaborativo para resolver nuevos retos en todos los ámbitos. Por ello es que compartir ideas entre colegas de diferentes disciplinas, menciona, puede generar soluciones que típicamente, cuando se piensan desde un sesgo o rama de conocimiento no se lograría.

“Complementarnos y ser solidarios como investigadores es muy importante, y esta iniciativa nos ayuda a redirigir nuestros esfuerzos y disciplina científica, para resolver los problemas que se están presentando en nuestra región”

También destaca el hecho de que todavía queda un largo camino para poder resolver con nuestras propias tecnologías las necesidades que se nos presentan, “por ello la importancia de ligar la ciencia con la realidad actual e inmediata nos va a permitir saber en dónde podemos impactar con mayor valor inmediato. Además, destacó que estas acciones también ayudan a socializar la ciencia para que no se le perciba como un ente distante.

Oportunidades de desarrollo

“Es importante desarrollar tecnologías para el cuidado de la salud”, comentó el investigador, explicando que se deben potenciar las líneas de trabajo que permitan al ser humano mejorar su desempeño y su salud. Por ejemplo, el desarrollar herramientas para tener mejores experiencias a distancia, no sólo las audiovisuales, cómo las que tenemos ahora mismo, sino ir más allá para incrementar el valor agregado en los trabajos a distancia.

Se debe trabajar en herramientas que permitan tomar decisiones sobre, por ejemplo, cuándo es necesario estar presente en algún lugar y cuándo no, sobre todo porque después de esta situación de emergencia se hizo evidente que la relación eficiencia-presencia laboral no están siempre relacionadas en todas las áreas.

Lo mismo sucede con los planes para mejorar otras áreas como la educación, la medicina a distancia, los negocios, la tecnología para diagnóstico de pandemias, todas estas áreas requieren un replanteamiento importante ya que este tipo de fenómenos es muy probable que se presenten cíclicamente.

“Ahí, en el desarrollo de proyectos que aporten mejoras a los sistemas actuales es precisamente en donde la Escuela de Ingeniería y Ciencias tiene oportunidades nuevas relacionadas con investigación para el mejoramiento y desempeño del ser humano, de su salud, y de las herramientas que puedan ayudar a tomar decisiones a través de la ciencia de datos”, comentó.

“Estamos en un momento histórico en dónde podemos y debemos mezclar áreas como informática, nanotecnología, medicina, biomedicina, desarrollo de software, ciencia de datos, etc. y eso es lo que estamos haciendo desde este ThinkTank postCOVID”.

Proyectos en marcha

Actualmente ya hay diversos proyectos gestándose en colaboración con varias entidades de la Institución, entre las que podemos mencionar Tec Salud y la Escuela de Gobierno y Política Pública. Algunos de los proyectos que ya se están desarrollando son:

  1. Sistema sanitizante de espacios. A través de ventiladores/colectores se purifica el aire por medio de tecnologías como rayos ultravioleta y ionizadores de aire. Este proyecto también comprende localizadores electrónicos en espacios cerrados que puedan indicar en dónde es necesaria su colocación, o bien indicar qué tan sano está el aire para los usuarios de los espacios, que podrían ser, por ejemplo, los hospitales, escuelas.
    Responsable: Azael Capetillo.
  2. COVID-19 Task Force. Desarrollo de prototipos y modelos viables de suplementos médicos y ventiladores de emergencia para identificación y atracción de proyectos desarrolladores de suplementos médicos y equipo de respiración de emergencia, con el fin de apoyar en su desarrollo y posterior fabricación. Este proyecto ya está listo para producir 500 ventiladores semanales en cuanto la Secretaría de Salud así lo requiera.
    Responsable: Azael Capetillo.
  3. Plataforma de respuesta rápida Mexicovid-19 en colaboración con la Escuela de Gobierno. Es un sitio web que recoge datos importantes respecto a la logística y trazabilidad de propagación del virus, y que además de servir para este caso, también puede ser utilizada para otras contingencias de alcances similares.
    Responsables: Roberto Ponce, de Escuela de Gobierno y Alfredo Galván, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias.
  4. Sistema de trazabilidad para desechos orgánicos e inorgánicos de tratamientos del COVID-19. Se generará una regulación y un estándar para que, con diferentes actores, se asegure y se tenga un control para que el material sea debidamente destruido (quemado), y no tenga un impacto en el medio ambiente.
  5. Caretas de protección facial. De bajo costo y diseñadas para proveer suficientes equipos protectores de alta calidad al personal médico que pueda encontrarse altamente expuesto al COVID-19 en la zona metropolitana de Monterrey, en primer término, para posteriormente poder expandirse a los hospitales que lo requieran a nivel nacional e incluso internacional. Responsable: Ciro Rodríguez.
  6. Plataforma Smart Health. Consiste en una pulsera wearable que originalmente era para cuidar la salud n general, pero a raíz de la contingencia se realizaron adecuaciones para medir 5 variables principalmente: frecuencia cardiaca, frecuencia de respiración, nivel de estrés, nivel de fatiga y presión arterial. Aplicarlo prontamente a los doctores que están en mayor riesgo, para poder monitorear su estado de salud. Responsable: Jorge Lozoya.
  7. Monitoreo de COVID-19 en aguas residuales de Nuevo León. Este proyecto es una adaptación de un modelo previo que se llevó a cabo de manera oportuna para monitorear, a través de las aguas residuales, posibles concentraciones del virus por regiones, colonias, etc. El proyecto ya se está realizando en colaboración con Agua y Drenaje de Monterrey. Responsable: Roberto Parra.
  8. Desarrollo de Modelos de Datos para predecir los efectos de Medidas de Contención ante la epidemia de COVID-19. Plantea la integración de información relacionada con COVID-19 en todo el mundo para detectar patrones y generar modelos que permitan predecir el impacto de la epidemia en las distintas regiones, dando herramientas a los gobiernos y organizaciones para prever la necesidad de instalaciones médicas, médicos e insumos para la atención de pacientes. Responsable: Héctor Ceballos.
  9. Modelo de predicción de riesgo poblacional de contagio de COVID 19 basado en factores sociodemográficos.  Este proyecto desea revelar la relación existente de expansión de la pandemia COVID-19 con la estructura de edad, la distribución regional, comportamiento social y otros factores sociodemográficos. La finalidad es otorgar herramientas de información que permitan generar protocolos de seguridad alineados a las características de la población en riesgo. Responsable: Laura Hervert.

Hablando de postCOVID-19 ¿qué es lo que viene?

Mucho se ha debatido sobre cómo será la vida después del COVID-19, por eso la importancia de replantear y repensar como serán las actividades en un futuro. Cuestiones como el uso de robots autónomos para actividades de servicio ahora están más cerca que nunca. Además, modelos de negocios como el Amazon, que busca que los productos vayan a ti en lugar de que el cliente vaya a buscarlos, seguramente serán los que marcarán la era PostCOVID.

Lozoya comentó que “la nueva normalidad en el caso del Tec, y de la educación superior en general implica acciones referentes a cómo se va a modificar la enseñanza, cómo deberá ser el nuevo equipamiento que un estudiante de educación superior deba tener, qué capacidades o habilidades se deben de promover en los profesores y trabajadores”, etc.

“Aprovechemos este momento para replantear, repensar y proponer soluciones a la nueva normalidad. Hay que medir el impacto social y ofrecer soluciones que sean amigables con el planeta”, finalizó el investigador.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre