Por Michael Ramírez

El concepto de investigación interdisciplinaria permea cada vez más fuerte en las universidades, y se refiere al “cruce” de distintas disciplinas, aparentemente diferentes y alejadas, para desarrollar en conjunto proyectos de investigación, trascendiendo la especialización y dando paso a la integración del conocimiento.

La interdisciplinariedad no pretende eliminar las especificidades de las diversas áreas científicas, sino integrarlas para encontrar nuevos conocimientos y para promover la cooperación de los diferentes actores científicos.

La Academia Nacional de Ciencias (2005) de los Estados Unidos, define la investigación interdisciplinar como:

“La investigación interdisciplinar es un tipo de investigación realizada por equipos o individuos por la cual se integra información, datos, técnicas, herramientas, perspectivas, conceptos o teorías de dos o más disciplinas o cuerpos especializados de conocimiento orientados a avanzar una comprensión fundamental o resolver problemas cuyas soluciones yacen más allá del ámbito de una sola disciplina o área investigativa”.

Los investigadores Alberto Mendoza, Paty Aldape, Marisol Ramírez, Silvia Farías y Sara González, forman parte del reconocido proyecto interdisciplinario Laboratorio Binacional.

Energía + educación:
investigación conjunta

El Laboratorio Binacional para la Gestión Inteligente de la Sustentabilidad Energética y la Formación Tecnológica es una plataforma que inició en 2016. Fue creada por la Secretaría de Energía, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Tecnológico de Monterrey para generar tecnología y conocimiento en torno al sector energético, mediante capacitación, investigación e infraestructura.

Dicho proyecto es una muestra de la colaboración interdisciplinaria, pues reúne los saberes de dos disciplinas muy específicas: innovación educativa y energía.

“Con este proyecto se rompieron los mundos disciplinarios”, comenta Marisol Ramírez, investigadora de Innovación Educativa y pieza fundamental de este proyecto.

“Este proyecto significó una transformación para nosotros, pues ya no concebimos las investigaciones unidisciplinarias, sino multidisciplinarias”, agregó la investigadora, quien pertenece al Sistema Nacional de Investigadores.

Mencionó que este proyecto le permitió trabajar por primera vez con investigadores que provenían de campos disciplinares que parecían alejados de su área del conocimiento. El aporte del área de innovación educativa fue el diseño y la implementación de los Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOC), que son clases impartidas a través de plataformas tecnológicas, que habilitan el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera masiva.

Por su parte, Alberto Mendoza, director del Centro del Agua, y líder del Grupo de Investigación en Energía y Cambio Climático, menciona que la colaboración entre disciplinas científicas es una práctica que debe extenderse.

“Creo que la colaboración es algo que tiene que ocurrir frecuentemente, incluso dentro de las mismas escuelas, debe haber una amplia colaboración para que te posicione con un impacto todavía mayor, pues es la tendencia actual. Pero, además, debemos documentar todo el proceso y el impacto social de estos proyectos”, dijo.

Un caso de éxito

Recientemente, el Laboratorio Binacional para la Gestión Inteligente de la Sustentabilidad Energética y la Formación Tecnológica fue reconocido por el Open Education Consortium con dos premios internacionales: el Premio Open Innovation y el Premio Open Research.

“Recibir este reconocimiento es muy valioso para nosotros, porque el nivel de competitividad tiene altos estándares. Los jueces son científicos, académicos del mundo, es un alto honor que nos lo hayan otorgado”, comentó la doctora Marisol Ramírez.

Dijo que profesores, investigadores, alumnos de posgrado en educación y colaboradores de innovación del Tec de Monterrey participaron en este proyecto, brindando nuevas ideas y soluciones a la innovación abierta.

El premio Open Innovation se otorgó por los diseños, los recursos y las estrategias innovadoras que se integraron en los 12 cursos masivos abiertos, los que a la fecha han sido cursados por más de 200 mil participantes, de más de 50 países. Se distinguen estos aportes por crear nuevas oportunidades para los retos de la educación y la sustentabilidad energética.

Por su parte, el premio Open Research fue otorgado por la investigación realizada en los MOOC y sistemas de repositorios. La investigación aportó contribuciones a la educación abierta por analizar la efectividad de estrategias, los recursos y los ambientes de aprendizaje, así como los retos de sistemas tecnológicos, donde las tecnologías aún no han alcanzado su potencial de accesibilidad, usabilidad y disponibilidad de recursos abiertos.

Ligas de interés

Open Innovation:
Energy Sustainability through MOOCs in the Latin American context

Open Research:
Open Research: Studies of educational innovation in the open movement

Los premios otorgados se pueden consultar en:
2019 OE Awards winners: Resources, Tools & Practices.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre