Print Friendly, PDF & Email

Carlos Enrique George Reyes
Artículo de Divulgación

La investigación en la universidad se ha convertido en una actividad prioritaria para generar conocimientos (Buendía, Zambrano e Insuasty, 2018). Por ello, es necesario que los docentes desarrollen habilidades de indagación crítica que les permitan acceder a la información, reconstruirla y compartirla como un medio para que se incorporen de forma exitosa a las demandas profesionales que actualmente prevalecen en la sociedad del conocimiento.

Debe puntualizarse que la formación de competencias investigativas no es sinónimo de formarse como investigadores científicos, sino como profesionales comprometidos, capacitados y hábiles para buscar el conocimiento, así como para hacer de los procesos de curación de material bibliográfico un hábito que permita construir esquemas teóricos que les ayuden a resolver las complejas situaciones problemáticas que emanan de las diversas disciplinas de formación universitaria.

¿Qué son las competencias para la búsqueda de referencias en bases de datos?

George y Salado (2019) plantean que las competencias investigativas en la universidad comprenden el conjunto de estrategias que son funcionales para recuperar bibliografía de forma eficiente, para desarrollar destrezas para la identificación de problemas y proponer soluciones creativas y fundamentadas teóricamente, así como para generar y actualizar el conocimiento disciplinar, y promover la investigación como medio de aprendizaje (Campos y Ramírez, 2018). Tomando en cuenta lo anterior, la formación de competencias investigativas se debe entender como un proceso orientado para fortalecer el hábito de la indagación permanente, la construcción del pensamiento crítico y el desarrollo de habilidades específicas del acto de investigar (Mas, 2016).

El papel de las tecnologías digitales

Con el paso de los años se ha establecido un vínculo cada vez más fuerte entre la formación de las competencias investigativas (CI) y las competencias digitales (CD), debido a que estas últimas permiten convertir el uso de las tecnologías en recursos metodológicos para acceder al aprendizaje y al conocimiento (Castañeda, Esteve y Adell, 2018), además de que cada vez forman parte más importante en la práctica educativa cotidiana.

Para conocer la fortaleza entre las CI y CD, se realizó una revisión de la literatura que indica que al menos desde 1962 se han publicado artículos científicos que hablan de la existencia de un vínculo entre los procesos de investigación y el uso de herramientas digitales, asimismo, en la Figura 1 se puede observar que es en los países de lengua inglesa en donde existe mayor producción acerca de esta relación siendo encabezado por Estados Unidos con 85 artículos (34%), Reino Unido con 42 (16.8%) y Australia con 23 (9.2%), En Iberoamérica, España es el país con más producción científica con 12 documentos publicados (4.8%).

Figura 1. Producción científica por país.

Las nuevas tendencias

El resultado de la revisión de la literatura realizada ofrece una perspectiva acerca de cuáles son las líneas de investigación sobre el papel de las tecnologías en los procesos de investigación. En particular pueden señalarse las siguientes: 1) las que forman parte de la triada docencia-educación- aprendizaje, 2) las que promueven el uso eficiente de las bibliotecas y recursos bibliográficos, y 3) las que permiten acortar la brecha digital y acceder de forma eficiente a las computadoras.

Docencia, educación y aprendizaje. Se refiere el desarrollo de las habilidades para gestionar la información de manera crítica- Las investigaciones de Arévalo, Del Prado y Ramírez (2016) confirman que las habilidades digitales y la gestión eficiente de las tecnologías son objetos transversales en la educación de los estudiantes en todos los niveles educativos, así como de la formación de los investigadores en el posgrado. De todos los sujetos involucrados en el aprendizaje, no solo los investigadores ¿cierto?

Bibliotecas, recursos y universidades. Existe una tendencia en vincular las competencias investigativas con las habilidades de las personas para acceder a recursos alojados en las bases de datos de las universidades y hacer un uso crítico de la información recuperada (Hartsell, Lawton y Rozear, 2020).

Librerías universitarias, brecha digital, computadoras.  Las competencias investigativas están estrechamente vinculadas con los retos que afrontan los usuarios de las librerías universitarias para recuperar información académica y científica. Uno de estos retos se relaciona con la brecha digital y el acceso a las computadoras, al respecto van Ingen y Matzat (2018) mencionan que el acceso discontinuo a las tecnologías se traduce en desigualdades, tanto para acceder a los recursos que se movilizan en internet como para lograr el desarrollo de habilidades digitales.

Los retos por venir

Utilizar una revisión de la literatura ofrece la posibilidad de identificar el panorama del progreso de un campo científico. En el tema de las competencias investigativas y su vínculo con las competencias digitales se observa un periodo de crecimiento a partir de 2016, lo que hace augurar que la investigación sobre el tema irá en aumento en los próximos años. Igualmente se observa una marcada tendencia a relacionar este tipo de competencias con la alfabetización digital, el desarrollo del pensamiento crítico, las humanidades digitales y los medios de acceso a la información en las bibliotecas digitales.

Por lo que, uno de los retos para los estudiantes, docentes, bibliotecarios y aspirantes a investigadores es utilizar de forma extensiva, pero adecuada, aquellas herramientas digitales que les permitan acceder a información actualizada, contextualizada y pertinente, tales como los repositorios institucionales de libros, espacios para la difusión del conocimiento, y bases de datos de artículos académicos que puedan ofrecerles información valiosa para construir marcos conceptuales, empíricos y metodológicos. Este párrafo parece recomendar actualizaciones para los docentes. Probablemente, el público que debe atender esta recomendación sea más extenso: investigadores, alumnos, bibliotecarios, etc.

Autor

Carlos Enrique George Reyes

Investigador adscrito al Grupo de Investigación de Enfoque Estratégico de Innovación Educativa en la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnológico de Monterrey, es Líder del Subgrupo Desarrollo y Uso de la Tecnología en la Educación, en donde coordina la realización de actividades científicas que permiten coadyuvar a la solución de los retos que enfrenta nuestra sociedad desde el enfoque de uso y desarrollo de tecnología aplicada a procesos educativos.
Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI – Nivel C), del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), de la Red Temática de Literacidad Digital, de la Sociedad Mexicana de Educación Comparada y del Consejo Mexicano de Investigación Educativa. cgeorge@tec.mx

Referencias

  • Arévalo, R., Del Prado, R. & Ramírez, R. (2016). Institutional education of communication researchers and media literacy. The case of the PhD in communication research. Revista Latina de Comunicación Social, 71, 800-817. https://doi.org/10.4185/RLCS-2016-1121en
  • Buendía, X., Zambrano, C. e Insuasty, E. (2018). El desarrollo de competencias investigativas de los docentes en formación en el contexto de la práctica pedagógica. Folios, 47, 179-195.
  • Campos, H. y Ramírez, M. (2018). Las TIC en los procesos educativos de un centro público de investigación. Apertura, 10(1), 56-70.
  • Castañeda, L., Esteve, F., y Adell, J. (2018). ¿Por qué es necesario repensar la competencia docente para el mundo digital? RED. Revista de Educación a Distancia, 56, 2-20. https://doi.org/10.6018/red/56/6
  • George, C. y Salado, L. (2019). Competencias investigativas con el uso de las TIC en estudiantes de doctorado. Apertura, 11(1), 40-55.
  • Hartsell, A., Lawton, K., & Roear, H. (2020). 7 librarians and one big undertaking: creating a digital project from start to finish. Journal of Electronic Resources Librarianship, 32(1), 19-28. https://doi.org/10.1080/1941126X.2019.1709730
  • Mas, O. (2016). La influencia de la experiencia en las competencias investigadoras del profesor universitario, Revista Complutense de Educación, 27(1), 13-34. https://doi.org/10.5209/rev_RCED.2016.v27.n1.44706
  • Van Ingen, E. Y Matazat, U. (2018). Inequality in mobilizing online help after a negative life event: the role of education, digital skills, and capital-enhancing Internet use. Information, Comunication and Society, 21(4), 481-498. https://doi.org/10.1080/1369118X.2017.1293708