Print Friendly, PDF & Email

 

Por David Arturo Ancona Lezama
Artículo de divulgación

Un infante diagnosticado con cáncer en un país de bajos ingresos tiene un 80% de probabilidades de morir, comparado con menos del 20% en un país de altos ingresos, incluso para una supervivencia estimada de 5 años, la sobrevivencia es mayor del 90%. Sin embargo, en países de bajos ingresos, el alto índice de abandono del tratamiento, la mortalidad relacionada con toxicidad, y la progresión de la enfermedad son factores que influyen en el curso de la enfermedad.

El retinoblastoma es un tumor maligno que se origina dentro del ojo, en las células de la retina que captan la luz y la transforman en electricidad que viaja al cerebro. La mayoría de los casos se presenta en niños menores de 7 años, volviéndolo el segundo tumor sólido más frecuente de la niñez.

La mayoría de los casos se presenta en infantes menores de 7 años, volviéndolo el segundo tumor sólido más frecuente de la niñez

Cuando es detectado a tiempo, es posible curarlo con terapias que van desde aplicación de frío local (crioterapia) hasta quimioterapias avanzadas de última generación, como la quimioterapia intraarterial, reservada a centros de vanguardia. En casos tardíos, se requiere el uso de quimioterapias potentes y la remoción quirúrgica de uno o ambos ojos. Argentina continúa siendo un ejemplo de progreso médico que, pese a su volatilidad económica, es el único país de América Latina en alcanzar niveles de curación similares a Europa.

México, un país de contrastes

El retinoblastoma es sumamente mencionado pero poco solucionado en México, un país que tiene una distribución desigual de acceso a los servicios de salud en toda su geografía. Aunado a esto, los especialistas que pueden generar un cambio son pocos, y se encuentran concentrados en ciertas zonas del país, lo que promueve que las zonas con recursos limitados se encuentren desprotegidos y con baja protección de la salud.

Desde el año 2011, en un estudio realizado por el Instituto Mexicano del Seguro Social, se encontró que Chiapas es el estado del país que tiene una mayor incidencia de retinoblastoma, siendo más afectada la población de infantes menores de 5 años.

Al hablar de Chiapas se presentan grandes contrastes, tenemos a este estado con riqueza cultural pero también con los mayores índices de pobreza, así como con las tasas de muerte infantil y materna más altas de México. Por lo tanto, es previsible que un estudio detallado de la geografía mexicana revele que existen focos rojos como Chiapas, donde existe una elevada incidencia de retinoblastoma, similar a África Subsahariana y la India.

No se puede vencer al enemigo si no se le conoce

En países de altos ingresos, el retinoblastoma se considera una enfermedad curable, en contraste con los países de medianos y bajos ingresos en donde se tiene un pronóstico sombrío.

Países desarrollados como EEUU, Suiza e Inglaterra han alcanzado una curación del 99% del retinoblastoma

Es importante mencionar que en estos últimos, el tratamiento estándar de este tumor ha sido la remoción quirúrgica del globo ocular, y que en muchas guías se sigue estableciendo como la única vía de resolución. El tratamiento del retinoblastoma sigue progresando día con día alrededor del mundo, teniendo como objetivos salvaguardar el globo ocular, escapar a la metástasis y conservar la mejor visión posible.

Disponer de los últimos avances médicos

En un artículo de revisión se expusieron posibles soluciones para los desafíos originados por el retinoblastoma. En cuanto a la gran brecha de incidencia que se presenta en los diferentes estados de la república, causados en gran proporción por las diferencias económicas y sociales, se considera que una cobertura universal para la salud ocular permitiría un diagnóstico temprano y tratamiento eficaz. Notablemente, programas académicos y organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales han demostrado ser valiosos pilares que ayudan a disminuir la brecha en salud.

Es esencial que se tenga una actualización de la literatura en los países de bajo y mediano ingreso para conocer sobre los avances en el tratamiento adecuado de esta enfermedad, así como promover el trabajo en equipos interdisciplinarios para dar un tratamiento integral.

Asimismo, no solo es importante hacer hincapié en el tratamiento, también es indispensable contar con un seguimiento establecido, por lo cual es importante mantenerlo a corto y mediano plazo según las pautas recomendadas para evitar el fracaso o abandono del tratamiento.

Por un futuro libre de cáncer

El caso de Nataly (nombre ficticio para proteger la identidad de la menor), ya curada de retinoblastoma en el ojo izquierdo, vive una vida feliz y libre de cáncer ocular junto a su familia en Coahuila. Nataly quiere ser maestra cuando sea grande.

A pesar de que erradicar el retinoblastoma en México es un objetivo ambicioso, grandes pasos se están llevando a cabo en nuestro país. El programa activo de quimioterapia intraarterial pone a disposición de los niños y sus familias las quimioterapias más avanzadas y ya está beneficiando notablemente al sector privado del norte del país. Sin embargo, el reto a corto plazo es hacerlo accesible a la población más vulnerable y con recursos limitados para poder llevar a México a este tan añorado y posible 99% de curación.

El comité de Oncología Pediátrica en Países en Desarrollo (PODC) de la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica (SIOP) es la organización líder a nivel mundial que se encarga de las cuestiones oncológicas en infantes y adultos jóvenes. Actualmente se encarga de ampliar y difundir estudios clínicos, ciencias básicas, defensa de los derechos humanos, así como mejorar y optimizar los tratamientos oncológicos en todos los países. Igualmente ha conseguido proyectos de hermanamiento, se trata de una asociación entre institutos con origen en países de bajos ingresos con aquellos de altos ingresos con comunicación bidireccional, en donde se comparten información, personal y recursos. (1)

El objetivo de estos grupos de trabajo es proporcionar a todos los interesados en colaborar y enfocarse en los objetivos mencionados, para que así la suma del esfuerzo de todos los participantes promueva mejores resultados. Es importante mencionar que la membresía para estos grupos es gratis y abierta a cualquier interesado en el cáncer de la infancia, para incentivar la inclusión de LICs. Hace énfasis en la educación con difusión de materiales para médicos, enfermeras, padres y pacientes.

La SIOP PODC brinda la oportunidad de mejorar el cuidado de niños, no solo con retinoblastoma, sino con cualquier diagnóstico oncológico, permitiendo la formación de redes internacionales, apoyando a los países con zonas más necesitadas. Se debe hacer énfasis que para lograr el cuidado de estas poblaciones es necesario el interés por parte del personal de salud, para así poder mejorar el conocimiento sobre estos padecimientos que tanto atacan a la infancia en México.

El fin último es otorgar a los niños con retinoblastoma un futuro libre de cáncer y con la mejor visión que les permita alcanzar sus sueños y ser los profesionistas del mañana.

El autor

Dr. David Arturo Ancona Lezama es oftalmólogo especialista en cáncer ocular y retina. Investigador mexicano y profesor clínico de posgrado en el Tecnológico de Monterrey.
davidancona@medicos.tecsalud.mx

Agradecimientos: Dra. Kathia Gutiérrez Juárez
#SalvandoOjos #CancerOcular

¿Quieres saber más?

  • Este artículo de divulgación está basado en el paper “Challenge of Retinoblastoma in Mexico in 2020: Perspectives and Solutions“, publicado en Journal of Ophthalmology.
    DOI: 10.1155/2020/1953602

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre