Print Friendly, PDF & Email

Por Sofía Madeline Osorio Pérez
Ciencia Amateur

El ahorro es la parte de los ingresos que está disponible después de los gastos necesarios, y que no se destina al consumo (Lomba, 2018). Como señala este economista, se trata de una pieza clave para la financiación en procesos de inversión. Este autor define una inversión como una actividad que dedica recursos con el propósito de obtener un beneficio en un futuro.

El ahorro y la inversión son conceptos que van de la mano, ya que el ahorro se utiliza para comenzar una inversión. Estos dos conceptos se deberían normalizar en el vocabulario de la generación millennial, siendo ésta la generación que se enfrenta al problema de no contar con pensiones y preocuparse por contar con una Administradora de Fondos para el Retiro (AFORE).

Por otra parte, las inversiones pueden ser un buen complemento de las AFORE, pues de igual manera generan rendimientos en función del dinero invertido. Es importante conocer de qué maneras se puede comenzar; por ello, a continuación se exponen cuatro mecanismos.

Bolsa de valores

La Bolsa de valores es una opción que se considera de las más rentables a largo plazo, lo que significa que la planificación y la disciplina son características necesarias para este tipo de inversión. La Bolsa de Valores Mexicana tuvo sus inicios en el siglo XIX en la Ciudad de México y hasta la actualidad continúa sus operaciones (Wilken, 2017). La Bolsa normalmente ofrece un mayor rendimiento que cualquier otro activo, sin embargo, también
involucra mayor riesgo debido a la volatilidad de ésta (Gómez, 2018). Por lo anterior es
importante tener una estrategia; las empresas con modelo de negocios duraderos y ventajas competitivas poseen mayor valor, por lo que tienden a tener una mejor resistencia frente a situaciones adversas y mayores retornos de inversión. En la Figura 1 se muestra cómo una empresa con ventaja competitiva tarda más tiempo en reducir su retorno de capital que una empresa no competitiva.

Figura 1: Retorno sobre capital empleado según ventaja competitiva (Vázquez, 2019).

Una aplicación recomendable para comenzar a invertir en la Bolsa es GBM+ Homebroker donde puedes acceder a empresas nacionales e internacionales desde tu celular de forma rápida y sencilla. Para activar una cuenta se requiere de un fondo mínimo de mil pesos.

Crowfunding

El crowfunding es otro tipo de modelo de inversión, mediante el cual se puede invertir y adquirir cierto porcentaje de una empresa emergente, también conocida como startup. Los startups crean negocios o ayudan a expandir los ya existentes. Este modelo permite el apoyo a pequeños empresarios emergentes que tienen proyectos de valor en los cuales se puede invertir. Es importante considerar que este modelo tiene un alto riesgo, ya que los nuevos negocios pueden llegar a la quiebra y por lo tanto tu inversión se perdería (Luaces, 2018).

Una aplicación para este tipo de inversión es Play Business, donde se puede construir un portafolio balanceado diversificando tu inversión ya sea por retorno, nivel de riesgo, instrumento de inversión o empresa (Play Business, 2020).

Fondos de inversión

Los fondos de inversión son populares para personas que van iniciando un portafolio de inversiones o incluso como una alternativa a las AFORE. Estos fondos tienen como característica el reunir la inversión de varios inversionistas pequeños para obtener mayores rendimientos con una inversión más grande (González et al, 2020).

Los fondos de inversión son administrados por una entidad que se dedica a escoger los títulos que formarán el fondo y son expertos en el área de inversiones. Existen fondos de “renta variable” donde hace referencia a acciones de la Bolsa de valores, por lo que se exponen a la volatilidad del mercado; mientras que los fondos de “renta fija” que se refieren a los bonos o títulos de deuda gubernamental.

Un fondo de inversión normalmente es mixto, es decir, que se compone por ambos tipos de rentas, sin embargo, existen más tipos de fondos como monedas, metales, etc. El inversionista no sabrá de qué se compone su fondo, ya que esto se deja en manos del administrador y por ello el inversionista se categoriza como “inversionista pasivo” (Gorinstein, 2014).

Títulos de deuda gubernamental

Los títulos de deuda gubernamental se caracterizan por su estabilidad, lo cual los hace ideales para un inversor principiante. Estos títulos se pueden interpretar como un préstamo al gobierno, quien retornará el dinero invertido más una tasa de interés que es la ganancia.

Los más populares son los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes), Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal (Bondes) y los Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal con Tasa Fija (Bonos). Estos títulos tienen plazos de inversión desde 1 mes hasta 30 años dependiendo del tipo de título (Banco de México, 2014).

Para la inversión en cualquiera de estos títulos se utiliza la página del gobierno federal Cetesdirecto, en la cual se puede domiciliar una tarjeta para programar la inversión cada mes.

Esta opción es una de las más sencillas y seguras para cualquier persona, desde estudiantes hasta profesionistas como se observa en la Figura 2, y desde cualquier edad como se observa en la Figura 3.

Figura 2: Perfiles de inversionistas por edad en Cetesdirecto (Banco de México, 2014).
Figura 3. Perfil de inversionista por edad en Cetesdirecto (Banco de México, 2014)

Educación financiera

La inversión es una herramienta básica en la educación financiera, la cual debería volverse un hábito en las personas que quieren cuidar su dinero y aumentar sus ingresos además de un salario. Si bien el miedo a la inversión lleva a las personas a ahorrar en cuentas de débito o en efectivo, ese tipo de ahorro tiene un rendimiento nulo, sin mencionar la inflación que lleva a una disminución en el valor adquisitivo. Lo importante no es qué tipo de instrumento usar para invertir, sino comenzar a usarlos y desarrollar este hábito donde el primer día puede ser hoy.

Autora

Sofía Madeline Osorio Pérez es alumna de la carrera de Ingeniería en Biotecnología, del Tecnológico de Monterrey. Este artículo es producto de su proyecto final en la asignatura “Finanzas personales y empresariales”. 

Asesor

Jorge Adrián Meyrán Woo. Director de Programa Académico de la Licenciatura en Administración Financiera. Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas, de la Escuela de Negocios, Campus Querétaro.

Referencias

  • Banco de México. (2014). El mercado de valores gubernamentales en México.
    https://www.banxico.org.mx/elib/mercado-valores-gub/OEBPS/Text/ii.html
  • Gómez Sanz, J. (2018). Fondos de inversión.
  • González-Vila Puchades, L., Ortí Celma, F. J., Francesc J., & Sáez Madrid, J. B. (2020).
    Los fondos de inversión como producto financiero alternativo a los planes de pensiones.
    http://diposit.ub.edu/dspace/handle/2445/170240
  • Gorinstein, D. (2014). ¿Cómo funcionan y qué son los fondos de inversión? Forbes
    México. https://www.forbes.com.mx/como-funcionan-y-que-son-los-fondos-de-inversion/
  • Lomba, J. T. (2018). Cómo invertir: Fantasmagorías y realidades. In Anales de la Real
    Academia de Ciencias Morales y Políticas (No. 95, pp. 1-1). Academia de Ciencias
    Morales y Políticas.
  • Luaces, T. P. (2018). La innovación corporativa con startups:¿ quién acelera a quién?. ICE, Revista de Economía, (904), 157-176.
  • Play Business. (2020). Play Business: Encuentra tu inversión ideal. https://playbusiness.mx/
  • Vázquez Muñoz, C. (2019). Invertir con sentido común. Cómo batir al mercado en el largo plazo.
  • Wilken, G. C. (2017). Bolsa Mexicana de Valores (Mexican Stock Market). Modern Mexico, 11(1), 98.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre