Print Friendly, PDF & Email

Por Giuliana Triberti, Adrian Vargas-Lopez y Pablo Soto-Mota

Para realizar investigación experimental en economía y otras ciencias sociales es necesario contar con laboratorios en donde se pueda observar en tiempo real el comportamiento de las personas, por ello, los laboratorios en economía experimental son espacios físicos con equipos de cómputo donde los participantes, tradicionalmente estudiantes, colaboran en las sesiones previamente diseñadas.

Cuando la pandemia empezó en México, fue inevitable preguntarse cómo se podría (si es que esto era posible) trasladar estos espacios físicos al mundo digital.

Laboratorio de Economía de la Universidad de California, San Diego
Laboratorio de Economía de la Universidad de California, San Diego

Las repercusiones negativas que ha tenido el limitar el contacto entre humanos han permeado en el ámbito académico, provocando que los investigadores se las ingenien para continuar realizando estudios científicos [1]. Realizar investigación académica en medio de una pandemia que requiere distanciamiento físico es más complicado de lo que parece a simple vista. Principalmente si uno quiere realizar investigación de corte social.

Físico Vs. virtual

Desde hace algunos años, muchas actividades cotidianas se han ido adaptando al mundo virtual. De acuerdo con un estudio de la UNCTAD, la pandemia aceleró este proceso [2]. En México, no somos ajenos a estos cambios vertiginosos. Por ejemplo, ya en 2021 sabemos que algunos negocios supieron sortear el caos mientras que otros tuvieron que cerrar al no lograr ajustarse a la nueva normalidad [3].

Los laboratorios son fundamentales para la investigación experimental en economía. Un experimento en estas disciplinas se puede entender como una actividad en donde los investigadores pueden controlar al máximo el entorno en donde los participantes toman decisiones. Realizar el mismo tipo de investigación, virtualmente, provoca que muchas de esas variables estén fuera del control de los investigadores.[1]

“Una de las ventajas clave es que si logramos transitar de un laboratorio físico a uno virtual, garantizando el mismo rigor científico, los costos de llevar a cabo estos estudios se reducirían significativamente”.

Por lo tanto, una pregunta lógica que debe hacerse si queremos llevar a cabo investigación de forma virtual es si los resultados potenciales son similares a los que obtendríamos si lo hiciéramos de manera presencial.

En su artículo de investigación, Arechar, Gächter y Molleman (2017), contrastaron los resultados de un experimento físico con los resultados del mismo experimento pero llevado a cabo virtualmente y encontraron que las conclusiones eran equivalentes en ambos escenarios [4]. Los investigadores concluyeron que los resultados de hacer investigación presencial o virtual, al menos para las ciencias sociales, eran similares.

Una de las ventajas clave es que si logramos transitar de un laboratorio físico a uno virtual, garantizando el mismo rigor científico, los costos de llevar a cabo estos estudios se reducirían significativamente. Además, en un ambiente virtual es mucho más factible acercarse a personas (i.e., participantes) que de forma física serían inasequibles. Pensemos, por ejemplo, el caso en que quisiéramos conocer lo que ocurre en Tijuana y contrastarlo con lo que sucede en Monterrey o en Mérida.

Una de tantas herramientas digitales disponibles en el mercado

Ante el boom de diferentes plataformas para llevar a cabo experimentos económicos, los autores de este breve artículo optamos por la plataforma pública de oTree para crear, publicar y monitorear experimentos.[2] Entre las mayores ventajas están que es fácilmente programable utilizando una mezcla del lenguaje Python con algunos módulos en HTML. Además, tiene una interfaz amigable para aquellas personas que no están familiarizadas con ningún lenguaje de programación.

“[…] en un ambiente virtual es mucho más factible acercarse a personas (i.e., participantes) que de forma física serían inasequibles.”

Asimismo, esta herramienta se sincroniza automáticamente con el servicio provisto por Amazon Mechanical Turk (MTurk) y en cuestión de minutos es posible tener un experimento en línea disponible para que cualquier persona, sin importar su ubicación geográfica, participe. Sin embargo, herramientas como MTurk aún no son del todo adecuadas para realizar investigación con participantes en México. Es necesario pensar en soluciones alternativas en donde las universidades colaboren poniendo participantes e investigadores en contacto.

Y para muestra, un botón

En los últimos meses hemos desarrollado un experimento que pretende estudiar un fenómeno de gran relevancia para todos los trabajadores que actualmente están ahorrando para su retiro [5]. A grandes rasgos, el estudio busca describir cómo los distintos mecanismos para el retiro interactúan con una economía que tiene altas tasas de informalidad. Algo que es característico de un país como México con una Tasa de Informalidad Laboral del 55.5% [6].

Lo que haremos en los próximos días es que, a través de la plataforma oTree, crearemos uno de los primeros laboratorios virtuales del país para realizar experimentos económicos. En este esfuerzo experimental buscamos recopilar la información de distintos trabajadores a lo largo y ancho de la república para entender sus preferencias sobre las tasas de ahorro dada su situación laboral. Si quisiéramos llevar a cabo este estudio de forma presencial, en un entorno como el actual, sería muy difícil de concretar exitosamente.

Mientras escribimos estas líneas a principios de junio 2021, la situación de la pandemia parece estar en una trayectoria descendente [7]. No obstante, las repercusiones que dejó esta crisis persisten. Por ejemplo, aún no tenemos certeza de cuándo se regresará a las aulas de forma indefinida.

Contar con instrumentos que faciliten la investigación que tanto necesita el país a un bajo costo es fundamental para la ciencia en México. Nuestro objetivo es construir los cimientos para llevar a cabo investigación económica sin depender de un espacio físico. Mismo que resulta poco confiable (en un contexto con pandemia) y más costoso que la alternativa virtual.

Sobre los autores:

Giuliana Triberti es Estudiante de la Licenciatura en Economía en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. Correo: giulytriberti@gmail.com

Adrián Vargas-Lopez es Candidato a Doctor en Políticas Públicas por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey. Correo: a.vargaslopez@tec.mx

Pablo Soto-Mota es Candidato a Doctor en Economía por la Escuela Noruega de Economía (NHH). Correo: pablo.soto.mota@nhh.no

Bibliografía:

[1]         N. Forrester, «How the pandemic is reshaping undergraduate research,» 04 Mayo 2021. [En línea]. Available: https://www.nature.com/articles/d41586-021-01209-2?sap-outbound-id=3903F87853A0AFA23655613255AC11ACF4B8E2BC&utm_source=hybris-campaign&utm_medium=email&utm_campaign=000_VAN6575_0000012954_NatureCareers-Newsletter-A%2FB-07May2021&utm_content=EN_internal_25.

[2]         UNCTAD, «How COVID-19 triggered the digital and e-commerce turning point,» UNCTAD, 15 Marzo 2021. [En línea]. Available: https://unctad.org/es/node/32413. [Último acceso: 31 05 2021].

[3]         E. Reina, «El cierre de negocios en la capital: las otras víctimas de la pandemia,» El país, 20 Noviembre 2020. [En línea]. Available: https://elpais.com/mexico/2020-11-21/el-cierre-de-negocios-en-la-capital-las-otras-victimas-de-la-pandemia.html. [Último acceso: 31 05 2021].

[4]         A. Arechar, S. Gächter y L. Molleman, «Conducting interactive experiments online,» Experimental Economics, vol. 21, pp. 99-131, 2018.

[5]         BANXICO, «La Reforma del Sistema de Pensiones de México: Posibles Efectos sobre las Jubilaciones, la Dinámica del Ahorro Obligatorio y las Finanzas Públicas,» 03 Marzo 2021. [En línea]. Available: https://www.banxico.org.mx/publicaciones-y-prensa/informes-trimestrales/recuadros/%7B097F33DE-A56A-DA9E-9620-7A9CDC32AA8B%7D.pdf. [Último acceso: 31 05 2021].

[6]         INEGI, «Comunicado de prensa núm. 186/21,» 24 Marzo 2021. [En línea]. Available: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2021/iooe/iooe2021_03.pdf. [Último acceso: 31 05 2021].

[7]         El Heraldo de México, «México suma 19 semanas con tendencia a la baja por la pandemia: López-Gatell,» El Heraldo de México, 25 Mayo 2021. [En línea]. Available: https://heraldodemexico.com.mx/nacional/2021/5/25/mexico-suma-19-semanas-con-tendencia-la-baja-por-la-pandemia-lopez-gatell-299435.html. [Último acceso: 31 05 2021].

[8]         D. L. Chen, M. Schonger y C. Wickens, «oTree—An open-source platform for laboratory, online, and field experiments,» Journal of Behavioral and Experimental Finance, pp. 88-98, 2016.

[9]         M. Hoerger, «Participant dropout as a function of survey length in internet-mediated university studies: implications for study design and voluntary participation in psychological research,» Cyberpsychol Behav Soc Netw, vol. 13, nº 6, pp. 679-700, 2010.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre