Print Friendly, PDF & Email

Por Aniela Méndez y Mildred López
Artículo de divulgación científica

Uno de los factores que impactan en mayor medida la relación maestro-alumno es la brecha generacional entre ambas partes. En la plana docente de la universidad coexisten baby boomers (nacidos entre 1946 a 1964), generación X (1965-1980), millennials (1981-1994), y generación Z (1995-2012). Aunque dentro de un mismo grupo poblacional se encuentra una mezcla muy heterogénea de personas y es difícil generalizar intereses, es claro que las diferentes generaciones han experimentado eventos históricos y culturales, y comparten algunas motivaciones propias de la fase de la vida en la que se encuentran.

La generación Z representa a los estudiantes que ingresan actualmente a las universidades. Ellos son los verdaderos nativos digitales, y lo que por sí mismo podría constituir una brecha con las generaciones que los precedieron, puede tomarse como una ventaja y ser un blanco para ser explotado.

la generación Z demuestra una gran capacidad para comunicar ideas en distintos formatos

En su día a día, inclusive previo al distanciamiento social que trajo el COVID-19, los representantes de la generación Z demuestran una fuerte presencia en redes sociales en la que han desarrollado una gran capacidad para comunicar ideas en distintos formatos. Estos pueden variar de cosas sencillas como compartir o escribir un tweet, hasta generar contenido en historias que comparten con sus seguidores, por mencionar algunos. De fondo, tienen un fuerte componente de socialización y de hacer comunidad.

La búsqueda de un interés común, por ejemplo entre la generación z y los millennials, obedece a la necesidad de encontrar un terreno en el que ambos se sientan identificados y un lenguaje compartido con el que puedan comunicarse. Los memes forman parte de una cultura popular utilizada de manera frecuente en redes sociales y servicios de mensajería instantánea, por lo que constituyen un terreno ideal. Estas piezas contienen un componente gráfico que se apoya de una referencia cultural o teórica de fácil comunicación, y un elemento viral hace que trascienda barreras geográficas y de lenguaje.

Memes en la academia

La aplicación de memes al contexto educativo puede alinearse a diferentes objetivos propios de cada curso, quizás alguna materia podría incorporarlos para hacer un análisis o crítica de las posturas de los ciudadanos hacia un fenómeno específico. En este artículo abordamos su incorporación en el curso “Defensa y Homeostasia”, del programa de pregrado Medicina, el cual se llevó a cabo durante la pandemia del COVID-19.

Los estudiantes trabajaron en una actividad opcional que no tenía impacto en la calificación del curso, la cual consistió en elaborar un meme que hiciera referencia a los contenidos del curso. La respuesta de los alumnos fue alentadora, ya que se generaron 65 memes por los 45 enrolados en el curso. La figura 1 presenta un ejemplo de uno de los memes elaborados para la actividad.

Figura 1. Trabajo realizado por la alumna Andrea Romo García (A01197142).

En una sesión a distancia y sincrónica a través de una videoconferencia, los estudiantes votaron por el meme que más les había gustado, recibiendo felicitaciones, retroalimentación y el reconocimiento del resto del grupo. Esto favoreció la interacción y el involucramiento de los alumnos en un modelo digital y remoto.

Los memes no solo fueron graciosos y atractivos, sino que presentaban con astucia el contenido teórico de la materia

Los memes más votados no solo fueron graciosos o atractivos estéticamente, sino que presentaban con astucia la aplicación del contenido teórico de la materia; algunos casos hicieron referencia a bromas o comentarios que se hacían frecuentemente durante la clase.

Al analizar los memes producidos, no quedó duda que los estudiantes entendieron procesos inmunológicos como “la cascada del complemento”, “la fagocitosis”, “la presentación de antígenos”, y funciones de células del sistema inmune como los linfocitos, los neutrófilos, etcétera, al igual que una gran creatividad al momento de realizarlos. Asimismo, mostraron un dominio de la terminología y capacidad de presentar conceptos complejos con lenguaje sencillo y claro.

Ayudan a recordar conceptos

Contar una historia a través de imágenes y oraciones no es sencillo, los alumnos se vieron forzados a integrar conceptos teóricos, identificar la información más relevante e hilar una coherencia entre los conocimientos que de otra forma se hubieran quedado aislados y complementarlos con una imagen.

Cabe destacar que cuando esta actividad fue presentada a los estudiantes, algunos se mostraron incómodos al no sentirse preparados para hacer un diseño gráfico elaborado o pensar que esta actividad pudiera consumir mucho tiempo adicional en su preparación; sin embargo, al terminar su participación la mayoría expresó que al ser una actividad diferente a las de otros cursos representó un estímulo que mantuvo su involucramiento e interés en la materia y les permitió recordar con mayor facilidad los conceptos aprendidos en clase.

Las autoras

Aniela Méndez y Mildred López son profesoras de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, Campus Monterrey. Ambas disfrutan hacer proyectos de innovación educativa para mejorar la experiencia que reciben los estudiantes. Sus publicaciones científicas se enfocan en la educación médica, y recientemente en la adaptación de las clases al entorno digital. aniela.mendez@tec.mx, mildredlopez@tec.mx.

¿Quieres saber más?

El artículo académico “Engaging My Gen Z Class: Teaching with Memes” fue publicado en el journal “Medical Science Educator” (ISSN 21568650) e indizado en la base de datos Scopus.

DOI: https://www.scopus.com/inward/record.uri?eid=2-s2.0-85090454617&doi=10.1007%2fs40670-020-01078-w&partnerID=40&md5=f0d9627c871caac19b3e223c256465b1

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre