Artículo de Divulgación Científica

El labio y paladar hendido es una malformación congénita que afecta la estructura de la cara. Es, además, la malformación cráneo-facial más frecuente a nivel mundial, con prevalencias de hasta uno por cada 700 recién nacidos. En México, la prevalencia se estima entre 0.6 y 0.9 por cada mil nacimientos.

Esta malformación tiene implicaciones importantes para el paciente y su familia, incluyendo dificultades para la alimentación, comer y para el desarrollo del lenguaje. Asimismo, este desorden puede causar afectación psicológica, social, discriminación, baja estima y dificultad en la interacción social, así como implicaciones económicas, de acceso a la salud, e impone necesidades de cirugía plástica y rehabilitación.

Su etiología

La etiología es una parte de la medicina que estudia el origen o las causas de las enfermedades. El labio y paladar hendido es una anormalidad congénita común, con una etiología compleja, pues involucra diferentes factores genéticos y medio ambientales. Algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, respiratorias y malformaciones congénitas como el labio y paladar hendido, han sido asociados con diferentes contaminantes, particularmente con PM10, PM2.5 y ozono.

El área metropolitana de Monterrey (AMM) es una de las ciudades más grandes de México, con casi 5 millones de personas aglomeradas en 13 municipalidades. Se caracteriza por su intensidad industrial, con actividades económicas muy contaminantes, como la producción hule, cartón, minería, metales, procesamiento de piedra, manufactura de maquinaria, entre otras.

En adición a su actividad industrial, el AMM, concentra más de 2 millones de vehículos, situación que favorece la concentración de grandes cantidades de partículas PM10 y PM2.5. Se considera que Monterrey es una de las ciudades más contaminadas de México y América Latina.

Se ha documentado la asociación de labio y paladar hendido con la exposición a metales pesados como plomo, níquel y cadmio

La prematurez, el consumo de alcohol, el consumo de tabaco y drogas en las primeras etapas del embarazo, se han asociado con la prevalencia de labio y paladar hendido. También la carencia de suplementación con ácido fólico y otras vitaminas. Además, se ha documentado asociación de casos de esta enfermedad con la exposición a metales pesados como plomo, níquel, cadmio, entre otros.

En el año 2008, un estudio reportó que algunas mujeres que estuvieron expuestas a niveles altos de contaminación ambiental durante los primeros dos meses del embarazo, tuvieron un riesgo incrementado de presentar hijos e hijas con labio y paladar hendido. Además, otro estudio relacionó la incidencia de labio y paladar hendido con la exposición que tuvieron las madres a productos solventes clorinados durante su embarazo.

El nivel educacional bajo tiene implicaciones con los hábitos de salud y las elecciones de vida como fumar, beber alcohol, estar expuestos a contaminantes y no tomar suplementos vitamínicos durante el embarazo. También puede implicar exclusión social, vivir en áreas marginadas o cerca de lugares que producen contaminación.

Las fuentes de los datos y el programa de análisis se destacan en la figura siguiente:

 

 Las mediciones que se hicieron se resumen en la siguiente figura:

Metodología

Para este estudio, se establecieron clusters de casos con labio y paladar hendido y los niveles de concentración de partículas PM10, con el objetivo de revisar su asociación. Los clusters de primer grado en anaranjado agrupan los casos de LPH, y estos a su vez son agrupados en clusters de segundo grado con línea negra.

En el mapa se muestran las diferentes concentraciones de PM10. Entre más fuerte es el color, mayor es la concentración de PM10.

Estas técnicas se utilizan para poder estudiar la asociación del contaminante con los clusters de labio y paladar hendido.

 

 

En la siguiente tabla se puede apreciar que en rangos medios de PM10, compuestos aromáticos y de invernadero es donde más casos se encontraron, sugiriendo un mecanismo de sinergia, pero no uno de dosis respuesta. El análisis factorial confirma la asociación de estas tres familias de compuestos.

Reflexiones

La etiología del labio y paladar hendido no se debe a un solo factor, como el medio ambiente, sino que obedece a un modelo multicausal y a diversos factores como los explicados anteriormente.

La habilidad de encontrar áreas geográficas particulares de eventos de salud puede servir para entender las causas de esta enfermedad y formular políticas públicas para prevenirlas.

La distribución de labio y paladar hendido sigue patrones específicos en el espacio urbano. Esto coincide con la teoría de aglomeración espacial, en el sentido de que todo se relaciona entre sí en el espacio.

Los resultados presentes no establecen una causalidad directa, pero indican una proximidad geográfica entre los casos de labio y paladar hendido y los contaminantes ambientales, tal como mencionan otros autores.

Esta investigación constituye un primer paso para el estudio de las malformaciones congénitas desde la perspectiva especial con aplicaciones de espacio abierto.

Autores

Francisco Gasca, Jesús Santos, Ricardo Elizondo, Gerardo Mejía, Cecilia Ruiz, Deborah Reyes, Elsie Vázquez, José Hernández, Rosa López, Rocío Ortiz, Daniel Olvera, Augusto Rojas, investigadores de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, y la Escuela de Ingeniería y Ciencias, del Tecnológico de Monterrey; así como de Casa Azul, A.C.

El artículo científico “Agrupaciones espaciales de niños con labio y paladar hendido y su asociación con las zonas contaminadas del Área Metropolitana de Monterrey”, fue publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, e indizado recientemente en Scopus.

1 COMMENT

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre