Por Itzel López Pacheco
Artículo de divulgación científica

Los contaminantes procedentes de actividades humanas que se encuentran en cuerpos de agua se han convertido en un problema ambiental mundial, y debido a su falta de remoción pueden traer consecuencias a las especies que habitan en lugares contaminados.

Una de las principales razones por las cuales estos contaminantes llegan a cuerpos de agua (mares, lagunas, ríos, presas, cuencas, arroyos, etcétera), es por la falta de tratamiento de aguas residuales o por que los tratamientos actuales no pueden remover esta carga contaminante. Algunas de las especies que habitan en estos lugares pueden experimentar cambios en su distribución, capacidad reproductiva, comportamiento, tiempo de vida, entre otros.

¿De dónde vienen?

Los contaminantes antropogénicos provienen básicamente de toda actividad humana que genere un residuo, el cual normalmente no tiene una disposición regulada ni oportuna. Las aguas residuales deben pasar por un proceso de tratamiento antes de ser vertida en cuerpos de agua, sin embargo, las variables analizadas para corroborar la calidad de disposición de este recurso no son suficientes, debido a su compleja composición.

Los contaminantes antropogénicos más analizados en cuerpos de agua proceden de cinco grupos:
1. Farmacéuticos: Paracetamol, aciclovir, aspirina, ofloxacin, diclofenaco, ibuprofeno, naproxeno, etc.
2. Agroquímicos: Atrazina, carbendazim, diuron, fipronil, glifosato, etc.
3. Narcóticos: Cocaína, codeína, metadona, nicotina, etc.
4. Industria alimentaria: Bisfenol A, cafeína, etc.
5. Productos de cuidado personal: DEET, parabenos, triclosán, triclocarbán, protectores solares, etc.

Existe un ciclo de contaminantes antropogénicos que se basa en el ciclo natural del agua, representado en la Figura 1. Esto significa que los contaminantes posiblemente se encuentran en cada uno de los niveles de las cuencas hidrográficas del mundo. Debido a que los reservorios de agua para consumo y uso humano proceden de aguas superficiales y subterráneas, en donde se han encontrado una cantidad de estos contaminantes antropogénicos, inclusive después del tratamiento de potabilización y en botellas de agua, el ser humano consume estos contaminantes de una manera involuntaria en un acto tan sencillo como el ingerir agua. También, los seres humanos pueden estar en contacto con los contaminantes antropogénicos de manera involuntaria en otras actividades comunes, como hacer actividades de recreación en zonas costeras y en aguas superficiales.

Figura 1. Concentraciones máximas de contaminantes antropogénicos encontrados en cuerpos de agua.

¿En dónde se encuentran?

Ya que los contaminantes antropogénicos siguen el ciclo natural del agua y proceden técnicamente de todas las actividades humanas, éstos se encuentran en todo el mundo, inclusive en las partes sin tanta actividad humana como la Península Antártica.

Debido a esto, los contaminantes antropogénicos deben ser una variable a considerar en el tratamiento de aguas residuales y en los procesos de disposición de residuos, con el fin de reducir su dispersión.

En el mapa que se muestra en la Figura 2 se pueden observar los lugares del mundo en donde se ha reportado la presencia de contaminantes antropogénicos y su tipo, en los años 2017 y 2018. Se deduce que en los países en donde no existe un reporte de este acontecimiento es debido a la falta o poca investigación en el área.

Figura 2. Mapa mundial donde los contaminantes antropogénicos han sido reportados en el 2017-2018. Fuente: Scopus: 2017-2018.

¿Cuáles son los efectos para las especies?

Las especies que se encuentran en ambientes contaminados pueden tener consecuencias en su calidad de vida, ya que muchos de estos contaminantes son disruptores endocrinos, dentro de las que se encuentran: cambio en la proporción de sexos (cantidad de hembras o machos), cambio en el comportamiento natural, cambio en la producción de algunos compuestos, reducción del peso y altura, así como masculinización de especies (Figura 3).

Por ejemplo, en el bagre negro (Rhamdia quelen) cuando es expuesto a diclofenaco (200 ng/L) se ve afectada su actividad hepática, el pez cebra (Danio rerio) cuando es expuesto a concentraciones de ibuprofeno reduce su crecimiento, su habilidad de responder a estimulos externos y su capacidad de movimiento. La exposición a agroquímicos tambien causa un daño en las especies, el pez cebra cuando es expuesto a atrazina aumenta su posibilidad de desarrollar cáncer y provoca alteraciones neuronales, y la exposición a narcóticos como las anfetaminas puede cambiar su comportamiento de nado. Además de estas consecuencias, las especies pueden bioacumular estos contaminantes, y pueden pasar de las especies menores a superiores mediante las cadenas alimenticias.

Figura 3. Efectos adversos para las especies que viven en ambientes con presencia de contaminantes antropogénicos.

La cantidad de contaminantes antropogénicos que se encuentran en diferentes cuerpos de agua nos lleva a considerar que, aunque los procesos actuales de las plantas de tratamiento de aguas residuales pueden reducir la carga general de contaminación, no son suficientes para la remoción total de estos contaminantes, y que la presencia de estos contaminantes en todo el ciclo de agua es un problema ambiental y de salud pública a escala mundial.

Ante esta situación, el desarrollo de tecnología para la remoción de estos contaminantes en cuerpos de agua debe ser de máxima importancia, especialmente en los procesos de potabilización de agua para uso y consumo humano.

¿Quieres saber más?

Lee el artículo científico:
Anthropogenic contaminants of high concern: Existence in water resources and their adverse effects, publicado este año en Science of the Total Environment.

Autora

Itzel Yolotzin López Pacheco es Maestra en Ciencias con especialidad en Biotecnología egresada del Tecnológico de Monterrey. yolotzinlopez@tec.mx

Profesor investigador

Roberto Parra Saldívar es profesor investigador y líder del grupo de Biotecnología Aplicada y Sustentable dentro del Grupo de Investigación de Bioprocesos, en la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey.  Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel II. r.parra@tec.mx

1 COMMENT

  1. Creo que es importante tocar el punto que como CONSUMIDOR o USUARIO tenemos la obligación de educarnos acerca de esto, y cómo es que podemos contribuir a que estos contaminantes no lleguen al agua. Y todo empieza por el CONSUMO RESPONSABLE: desechar los residuos en su lugar (y de manejo especial también), reducir nuestro consumo de productos innecesarios, usar productos más amigables con el medio ambiente. Y como productores es importante educar al consumidor por medio al menos de etiquetas claras y optar por procesos y productos más sustentables (PRODUCCIÓN RESPONSABLE).

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre