Carnosidad ocular: ¿qué es y cómo se trata?

La carnosidad ocular o pterigión puede llegar a invadir la córnea y la pupila, afectando el campo visual, e incluso llegar a provocar astigmatismo, ya que modifica la forma de la córnea.

Judith Zavala Arcos
Artículo de divulgación

La superficie del ojo se encuentra en contacto directo con el medio ambiente y por ello está expuesto constantemente a factores como contaminantes y rayos ultravioleta del sol, lo que puede impactar en la salud visual. El pterigión, o carnosidad ocular, es más frecuente en zonas cálidas y tropicales. Se sabe que la incidencia en este tipo de regiones puede ser de alrededor del 10 por ciento en la población general.

El pterigión es un crecimiento anormal de tejido en la conjuntiva ocular relacionado a la exposición prolongada a los rayos ultravioleta y la contaminación. Las personas con mayor propensión a desarrollar pterigión son aquellas cuyas ocupaciones involucran pasar mucho tiempo al aire libre.

El crecimiento puede aparecer en uno o ambos ojos, genera irritación, comezón y sensación de cuerpo extraño. Su crecimiento puede llegar a invadir la córnea y la pupila, afectando el campo visual. Además, puede producir astigmatismo, ya que modifica la forma de la córnea.

Actualmente el pterigión sólo se trata mediante la cirugía. Aunque es un procedimiento ambulatorio, el costo y la reaparición del pterigión limitan su acceso y efectividad. Dependiendo del sitio en donde se realice, el costo de la cirugía varía de los $4,000 a los $17,000 pesos.

Por ello, Investigadores del Grupo de Investigación de Terapias Innovadoras en Ciencias Visuales de la Escuela de Medicina del Tecnológico de Monterrey, se propusieron investigar posibles tratamientos farmacológicos no invasivos para la eliminación del pterigión. En un análisis extenso de los avances científicos en el tema, los investigadores resumieron la evidencia sobre posibles blancos terapéuticos e identificaron varios de los mecanismos involucrados en el desarrollo del pterigión, como moléculas relacionadas a la inflamación y crecimiento del tejido (1).

Además, el mismo grupo de investigadores, descubrió en estudios preliminares que extractos de plantas utilizadas en la medicina tradicional pueden detener el crecimiento de las células de pterigión en condiciones de laboratorio (2). Actualmente este grupo investigación estudia de manera extensa las propiedades y efectos de los extractos, para eventualmente probarlos en modelos preclínicos y pacientes.

El desarrollo de un tratamiento farmacológico sería de gran ayuda para las personas con mayor susceptibilidad de desarrollar pterigión y para quienes tienes acceso limitado a la cirugía por el costo. Existe aún mucho por investigar, pero los primeros pasos hacia el tratamiento definitivo del pterigión ya han sido dados.

___________________

Para saber más:

2 COMMENTS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor agrega un comentario!
Favor de ingresar tu nombre